Dr. Emilio Santabaya
[ Epidemiólogo - Investigador ]
Ignacio Felipe Semmelweis
flecha naranja  Egresado de la Universidad de Buenos Aires en 1963.
flecha naranja  Matricula Nacional: Nº 29.694
flecha naranja  Ferviente amante e historiador del Tango
 
 
 
icono home  Página Principal - Mensuario
  La democracia, en Argentina.

Desde la década del 90, desde la cúpula del poder se ha insistido, en hacer creer a la población, que la República Argentina era y es un país institucionalmente desarrollado, consolidado económicamente, con una sociedad madura, con una democracia representativa, real y efectiva. Esto es absolutamente falso, mendaz.

¿ Si hay desigualdad social extrema, es posible la democracia? Con la mitad de la población sumergida en la pobreza? Según datos del 2004 de UNICEF, nada menos que 3,9 millones de niños, el 62,7% (y esto sólo indica el cenit del iceberg, en ésa situación, cuando la realidad debe superar los 5 millones). Con un Estado fantasma, enclenque, ineficaz, negligente, una fantasía o una entelequia, para socorrer a los más débiles?. Con una desocupación importante, aproximadamente el 10%, que es maquillada por planes peculiares, para adictos o sumisos del poder, sumada a la subocupación, debe orillar el 20% de la masa activa?

Con las instituciones oficiales más importantes del país, invadidas y conducidas en numerosas ocasiones, por las mismas "caras" de siempre, que cambian de función y de lugar, sin la idoneidad, ni los antecedentes adecuados, requeridos para la función*. Muchos, demasiados, procesados judicialmente o ex-procesados y legitimados, por razones inexplicables, por elecciones (los jueces electorales les autorizan, mientras no tengan sentencia) y/o prescripción de sus causas ?.

* Durante la década del 90, fueron ministros de salud, el conductor del "menemóvil", un geólogo y dos abogados. (Uno de éstos, notorio reducidor de bienes de desaparecidos en Córdoba). El único médico, privatizó la salud, convirtiendo a los hospitales públicos nacionales, provinciales y municipales en semiprivados, arancelando sus prestaciones. Actualmente, es una contadora pública.

Diversos economistas, politólogos y sociólogos, del primer mundo, coinciden en afirmar que la gran expansión económica de éste, luego de la segunda guerra mundial, se hizo a expensas del mundo de la dependencia, del subdesarrollo. Más de 1 billón de dólares, pasó de una u otra forma, a engrosar las arcas de aquellos, en su mayor parte proveniente de la usura. Lo confirman los premios Nóbel de Economía, Prof. J. Billups, de la Universidad de Ohio, J. Stiglitz y R. Krugman.

Un informe actualizado del Banco Mundial (2008), International Comparison Program, del que formaron parte el BID, el FMI, las Naciones Unidas, la Organización para a la Cooperación y el Desarrollo Económico y algunas ONG, coinciden en reconocer que en el mundo, con una población de aproximadamente 6.400 millones, los indigentes son 500millones más que los previstos. Se ha acrecentado más la distancia entre ricos y pobres.

Para oponer al PBI, índice del desarrollo de un país, se creó en los últimos decenios, el Indice de Desarrollo Humano, que se mide de 0 a 1. Siendo los cercanos al primero los más carecientes y los próximos al 1 los menos. Contempla la esperanza de vida al nacer, el nivel educativo, que incluye las cifras de matriculados, en los niveles primarios, secundarios y terciarios (no excluye las deserciones) y el producto interior bruto "per cápita". Argentina ocupa el 34 lugar, en promedio de su población, con una disparidad enorme en determinadas regiones, NOA, NEA, donde se registra lo inaudito, la mortalidad por severa desnutrición, de niños y adultos. También en ciertas provincias (Chaco, Formosa, Tucumán, Santiago del Estero y aún en las productoras más importantes de alimentos, Buenos Aires en el 1º y 2º cordón del conurbano y Santa Fe.

A pesar de todo, en el mismo tiempo, la economía del 3er. mundo ha crecido, así lo muestran los indicadores generales. (Esta es la panacea, que ha vendido y venden los panegiristas del neoliberalismo). Sin embargo los países del tercer mundo, no se han desarrollado y la República Argentina específicamente, se ha desindustrializado a sabiendas. Por acción y omisión de su conducción, de su conducción política, infiriendo un daño mayúsculo al presente y al futuro de sus habitantes.

En apenas un decenio, se ha convertido en simple proveedor de materia prima, sin ningún valor agregado (#), inducido por diversas corporaciones, en primer lugar las agropecuarias, que competían por el/los mercado/s, habiendo duplicado su producción agrícola y ganadera, facilitado todo por la complicidad del Estado.

Con lo cual la renta se concentró enormemente (se recreó una nueva autocracia) y se agravaron las desigualdades sociales. Porque no sólo se perdió el proceso de fabricación y las fábricas de locomotoras, aviones, reactores atómicos, todo el equipamiento para implementarles, equipos hospitalarios, hospitales "llave en mano", tren rodante de ferrocarriles, de equipos electrónicos, electrodomésticos, camiones, automóviles, autopartes, herramientas, la producción y diseño de textiles y calzados, medicamentos, agroquímicos, alimentos, manufacturas diversas, acero laminado, no sólo arrabio, etc. sino también, la capacidad de la gente para hacerlo.

Porque para completar la obra de autodestrucción, por decisión estatal, en la misma década del 90, se cerraron las escuelas técnicas (secundarias y terciarias) y las de artes y oficios. Sólo quedaron algunas pocas privadas, provinciales, agrotécnicas.

#) Regresando al país, del 1870-80, (al que soñaba Juan Bautista Alberdi, en 1860, el propulsor de las bases institucionales, cuando proponía las mismas, para su ordenamiento institucional y jurídico) y la ciencia y la tecnología, no habían llegado a su conocimiento.

Los evaluadores económicos, varios graduados universitarios y con licenciaturas en el primer mundo, muy entusiastas del modelo elegido, se convirtieron en esos años en primeras figuras televisivas, desde donde vendieron sus recetas magistrales, ajenas en general a los intereses de sus compatriotas. Anteponían la economía, a la política, grave error. Cuando quién dispone el destino del gasto, es ésta de acuerdo a las necesidades que advierte.

Olvidan, omiten, también que ciencia es comparar (lo decía Aristóteles).
Y los indicadores económicos de América-latina, han mostrado un proceso equivalente a las tasas de la mortalidad infantil.

No cabe duda que ésta (que se registra en el numerador de la tasa, amplificado por mil) se reduce en forma global, incluso en éste mundo del subdesarrollo, con mayor énfasis en algunos países de la región y en ciertas áreas de ellos, pero no lo hace por medidas o acciones preventivas o curativas específicas, sino a expensas del crecimiento de la población, por consiguiente de los denominadores de la ecuación.

Además y esto es muy grave, a medida que transcurre el tiempo, se observa, que la diferencia entre las tasas de mortalidad infantil de nuestro país, respecto a las del primer mundo han crecido en las últimas décadas, 4 veces más y la mortalidad materna "epidemia encubierta" lo es 15 veces superior.

Es que el hambre se sacia con comida. Y la salud se cuida con acciones y servicios sanitarios adecuados y oportunos, de agua potable y fuentes de eliminación de excretas suficientes. La prevención de las enfermedades es fundamental, no sólo para los hambreados, sino para proteger a toda la población.

La economía del continente latinoamericano, crece también en forma global, con concentración de la misma en menos personas físicas, empresas, consorcios, monopolios y oligopolios extranjeros, sociedades de fantasía, socios espúreos, mafias, etc. que poco y nada devuelven a la comunidad.

Es que la exclusión social y la pobreza se refuerzan, se sinergizan.

Especialmente en una Argentina, con una movilidad social descendente, para el ciudadano y su prole, con varios lustros de vigencia, si sólo tomamos como referencia estadística, el paso desde la hiperinflación al neoliberalismo. Si lo evaluamos desde la primera ruptura de la democracia, son décadas. Esto se ha exteriorizado por la falta de acceso a los servicios primarios de salud, educación, la falta del trabajo o precarización del mismo, la carencia de vivienda digna, con servicios esenciales y adecuados, a la falta de participación y en definitiva a la marginalidad.

Además, por decisión estatal, por la comodidad de su recaudación, los impuestos al consumo, son regresivos, persisten desde hace dos décadas y cuadriplican los que se aplican en el primer mundo. Son del 21%, tanto para el que puede, como para el indigente, cuando en aquél no superan el 5%.

La pobreza, se define por la incapacidad para disponer de los bienes esenciales y servicios mínimos. Los indigentes, suman a lo expresado, la imposibilidad de nutrirse adecuadamente. Agregaríamos en ambos casos, la posibilidad de acceder en cada momento y lugar a la expectativa de vida al nacer, en libertad, con dignidad y respeto por si mismo y por los otros.

La democracia del mundo actual, vive diferentes transformaciones en la mayor parte de los países del mundo, (como lo señala Norberto Bobbio).

Han quedado lejos en el tiempo, como modelos, el mayo francés*, del que ironizara André Glucksman, en La Estupidez humana y la potmodernidad, 1985, Planeta-Agostini, y la primavera de Praga del 1968(**).

*La mecha se encendió el 22 de abril de 1968, con el arresto de 8 estudiantes, que protestaban en contra de la guerra de Vietnam, en la Universidad de Nanterre, en las afueras de París. El movimiento a pesar que tiró abajo un parlamento, en definitiva fracasó. Se creó una nueva izquierda, crítica, de los modelos económicos y políticos, incluso el de Moscú. El sindicalismo, fue cómplice del capitalismo. Con algunos cambios cosméticos de haberes, transaron. Algunos "graffittis", se rescatan: "El aburrimiento es contrarrevolucionario". "No le pongas parches, la estructura está podrida". "No queremos un mundo, donde la garantía de no morir de hambre, supone el riesgo de morir de aburrimiento".

** Fue el intento de los checo-eslovacos, de liberarse del comunismo ruso. Lo encabezó Alexander Dubcek, el primer eslovaco en ejercer el gobierno. Promovió un programa de reformas importantes, pluralidad partidaria y el levantamiento de la censura. Duró del 5 de enero al 20 de agosto del 1968, en que los tanques soviéticos lo acallaron. Dubcek apresado, debió firmar un compromiso que sugería sumisión al régimen, para evitar un baño de sangre, como había acontecido antes en Hungría. Que para mayor humillación fue obligado a transmitir personalmente por radio. Expulsado del partido, concluyó sobreviviendo como guardia forestal en Eslovaquia.

La posibilidad de votar, de tener opción de elegir entre partidos o élites, no asegura su efectividad, porque las mismas pueden ser representados o subsidiarias de distintas corporaciones, económicas, sindicales, religiosas, etc. suma de éstas, grupos autoritarios o mafias, infiltrados por la corrupción. Lo más mortificante para el ciudadano, es la ausencia de verdad, en la dirigencia política, que se convierte en una constante falta de respeto, a los ciudadanos, adictos y opositores, a los que denosta, insulta, desde el poder, como si como si se tratara de enemigos, portadores de alguna plaga.

El pluralismo, del que tanto habla el poder de turno, nos remite históricamente en principio, a la sociedad feudal, que aún se percibe en varias regiones y distritos de hispanoamérica y en provincias argentinas, pero que también puede ser el de las citadas corporaciones, los monopolios, oligopolios y las mafias y por consiguiente, no democrático. La realidad en la Argentina de hoy, admite el escepticismo de Rousseau, cuando afirmaba: "Que tener elecciones periódicas, no asegura la democracia y que los elegidos, nos representaran". Poder votar en un sistema electoral, dominado por una burguesía neoliberal, con sus múltiples trasvestismos, o candidatos de las corporaciones o los caudillos nacionales, regionales o locales, o integrantes aborregados del poder, no asegura democracia. En todo caso la elección es una burla o una superchería.

Los modelos democráticos más desarrollados del orbe, son muy diferentes. Múltiples en sus ideas, como también en escuchar y aceptar los disensos. Pero fundamentalmente en respetar y hacen respetar las leyes, a las que subordinan su poder y el de todos los habitantes, sin distinción de banderías, raza y credo. La libertad y la justicia, están unidas en ellos, "como la sombra al cuerpo". El poder no les otorga derechos, ni privilegios a los gobernantes, sino responsabilidades y obligaciones para con sus conciudadanos. Asumen que son empleados de la comunidad, mientras tengan su mandato y procedan honestamente. En los estados despóticos, es todo lo contrario (recordemos como ejemplos de esto, la Alemania nazi, su accionar y los discursos de Goebbels y Hitler y la Italia fascista de Mussolini).

En las autocracias, tan frecuentes en latinoamérica, el poder ficticio es hegemónico y reside en conducciones, que se definen como progresistas o populistas y sin embargo actúan de acuerdo a las indicaciones, órdenes y límites que las corporaciones económicas, nacionales e internacionales les otorgan. Se dirigen al "pueblo" pero hablan para aquéllas, conservando, protegiendo, para las mismas los recursos y el poder real. Y este corrompe, envilece.

Después de la globalización, el mayor riesgo de las nuevas democracias del continente hispanoamericano, restablecidas luego de las dictaduras, es el neo-liberalismo, que obliga a sus habitantes a luchar por su supervivencia, aún en la pobreza o en la indigencia.

Sus apologistas arguyen que es la demostración más eficaz, de la organización económica. Lo enfatizan, de las ciencias económicas. (Omiten que éstas no son tales, porque no se corresponden con la definición específica de ciencia. Que requiere definir un objetivo específico y una metodología de estudio. Es evidente que los objetivos que aborda, son múltiples y muy distintas las estrategias para evaluarles y por consiguiente muy diversos los resultados).
Sin embargo, la estrategia liberal, no es nueva. Llegó a nuestro país desde tiempos de la colonia, como economía abierta, en el virreynato del río de la Plata. Para favorecer luego, las exportaciones provenientes de los saladeros, de los estancieros de la provincia de Buenos Aires. (Lo escribía Mariano Moreno en "La Representación de los Hacendados"). Asimismo también las importaciones desde Europa, así como las inversiones extranjeras.
La crisis de 1930 en los mercados mundiales, determinó conflictos en Méjico y luego en toda Américalatina y mostró la concentración de la riqueza y como secuela una gran pobreza y desempleo. El neoliberalismo contemporáneo, ha igualado y aumentado esta situación
La conclusión es preguntarnos cómo se reitera algo que fracasó. Siendo que no es producto del progreso evolucionario, como tampoco de las mejoras tecnológicas. Sino que ha sido impuesto por las dictaduras, que se unieron al poder financiero y a los exportadores. Esto ha ocasionado una regresión de las leyes sociales, se privatizaron las empresas públicas y disminuyó brutalmente la masa salarial.
Las políticas imperialistas son estimuladas por los prestamistas y acreedores, entre ellas el Banco Mundial. La Dra. Virginia Vargas, representante de las mujeres latinas en Beijing y consejera del BID, expresó: "Las mujeres deben luchar con la lógica del poder, en el marco de los proyectos neoliberales en los que deben insertarse."

Aumentar, mejorar la democracia representativa, implica dar lugar a mayor a la participación ciudadana, aún a costa de disponer de un Estado Social, comprometido con su comunidad, capaz de asistir con medidas de promoción, prevención y protección a todos los que la demanden.

El capitalismo actual, es la sumatoria de las corporaciones de un país o de un grupo de ellos, movidos por idénticos intereses, con conducciones restrictivas, herméticas y objetivos específicos, que ejercen y determinan el accionar político y social de los "nuevos colonizados". Su poder ha convertido en rehenes, a la mayor parte de los países del 3° tercer mundo, sus instituciones, las provincias y estados autónomos y las regiones.

Uno de los mayores pensadores liberales del siglo XX, John Dewey, afirmaba:---Que la sociedad debe luchar para desentrañar la dominación, que los negocios confieren a unos pocos a través del control de la banca, la tierra, las propias industrias, el control de la prensa y los medios en general. Esto no es democracia. Continuaba:--- Recién cuando los trabajadores participen del control de las empresas, tengan asociación libre y la organización sea federativa, recién podrá hablarse de democracia. Coincide con el desprecio de Adam Smith: --- Por las metas sórdidas y malvadas de los amos de la humanidad y sus viles máximas. Sólo en condiciones de perfecta libertad, habría una tendencia a la igualdad.

Para peor humillación en nuestro país, se exhibe de contínuo, la soberbia y arrogancia de sus gobernantes. Que pontifican con sus discursos, respuestas y explicaciones, que suelen ser hasta insultantes, para quiénes somos víctimas de las decisiones de los mismos y les abonamos sus sueldos. Sin aceptar el debate de fondo-Sobre todo con los que tienen menor, importancia en cuanto a magnitud de votos, los ancianos, viejos, los jubilados.

Las únicas excepciones, acontecen cuando las quejas convienen a los intereses del poder. Con ellos son muy generosos, muníficos.

En Argentina lo más grave, es que los asalariados en lugar de luchar por sus derechos, que individual y colectivamente les podría brindar mejor y mayor salud, educación y bienestar, caen en la trampa que el poder les tiende y complacientemente, aceptan las dádivas, temporales, que apenas les sirven para sobrevivir un tiempo más. A veces tan sólo meses.

Con la complicidad de una dirigencia singular, claudicante, caduca, que acuerda, transa y sólo atiende a corregir los aumentos del diario vivir y los incrementos que genera la inflación. Sin que esto implique una revalorización de los ingresos de todos, incluso jubilados, en base a responsabilidad jerárquica, conocimiento, función específica, cumplimiento, etc. de modo tal de evitar las enojosas diferencias, que muestran que un agente policial o un maestro, percibían igual salario que los acogidos a planes familia. Y en cambio los miembros de los gremios cercanos al poder, en todas las circunstancias, ayer metalúrgicos, hoy camioneros, reciben el triple. La generosidad empieza por casa.

Los cambios suscitados en el mundo, en la última mitad del siglo XX, tras la caída del muro de Berlín, el fin de la guerra fría y la atomización de la URSS, ha concluido con el poder omnímodo de uno de los bandos en disputa. Desde entonces un nuevo imperio, "el Imperio", indica, ordena, exige y ejecuta, sucesivos hechos históricos, que colisionan con la ética, sin el acuerdo o aprobación de los restantes países y de las Naciones Unidas*, ignorándolas, según convenga a sus intereses o al de sus entidades económicas **, modificando el concepto original, ideal, de la democracia fundacional, para pasar a ser democracias virtuales, formales y/o ficticias.

"Teñidas" de oligarquías, despotismo y/o de tiranías encubiertas. Con complicidades conspicuas, de los núcleos de poder locales e internacionales, con socios en distintos países.

*Hoy sólo ficción, sin interés alguno en producir cambios en su accionar, aceptando las imposiciones del Imperio y los países con derecho a veto. Aunque sus decisiones determinen apoderarse de otros países, saquearlos y causar más de 600mil bajas civiles, tan sólo en Irak.

Con excusas no muy diferentes, en el delirio de sus ambiciones políticas, el Imperio con la complicidad de otros países del primer mundo, ha invadido varias naciones, invocando riesgos potenciales, derechos inexistentes u otras oquedades, "restaurar las libertades, de los otros", (...cuáles, quiénes?, vulnerando la afirmación de Emmanuel Kant, que decía: ---"entre estados democráticos, no existen guerras". Sin embargo, siempre hallan monstruos, creados oportunamente, para preservar determinados intereses y caer sobre ellos, cuando las circunstancias lo ameritan. (Noriega, Sadam, etc.)

** Oportunamente, Fenicia, Cartago y el Imperio Romano, actuaron igual, acumulaban territorios y cuantiosos bienes. La historia (madre de las ciencias) nos describe cómo concluyeron. Toda la sabiduría de siglos, nos exhibe el drama de nuestra especie y asimismo, cómo deja de ser atendida, observada, por eso la reiteración de errores, injusticias y crímenes contra la humanidad (José L. Romero).

EEUU, ha abandonado su proclamada y enfatizada democracia republicana*, para convertirse en "El imperio". No obstante, utiliza todos los medios a su alcance, para hacerle creer al resto del mundo, que es el paladín de las libertades democráticas, cuando en la realidad son sus intereses o los de sus socios los que orientan su política exterior. (*Cuando éstas nacieron por impulso de los pensadores sociales, filósofos y políticos de la Revolución Francesa).

Hoy, es sólo es una sumatoria de corporaciones, fundamentalmente económicas y por consiguiente, sólo los intereses, de las mismas, guían su accionar. Con énfasis y exaltación de deseos, de los gerentes empresariales de aquellas, por querer ser una nación, cohesionada por la influencia de los extremismos militares y religiosos. No obstante, por falta de valores colectivos, por falta de verdad, carecen de autoridad moral.

Sus leyes tan admiradas en sus orígenes, por los próceres de hispanoamérica, se aplican "a rajatabla" para los que juzgan ajenos, extraños, hispanos y negros*. Obviamente con menor énfasis para los poderosos, que por excepción o en las películas, pueden ser hispanos y negros. Al punto de convalidar el ejecutivo y el congreso, el secuestro, asesinato y la tortura, como medio de obtener información.

* Ignoran que el precursor antropológico de la raza humana, hasta el hoy, con una antiguedad de más de 25mil años, fue hallado en Africa y era negro. Mejor dicho, negra.

La última calamidad que protagoniza, alude al calentamiento global de la atmósfera, generado por la difusión de gases, CO2, provenientes del uso de combustibles derivados del carbón, del petróleo y de las industrias. Utiliza una cantidad equivalente, a la sumatoria de los 10 países industriales más importantes de Europa).

La consecuencia inmediata se ha producido. El hielo polar ártico, ha perdido nada menos que 10 millones de km2, (equivalente al tamaño de tres veces, Noruega) con el consiguiente daño para la fauna y flora de los países más cercanos. Sin embargo, se ha negado a firmar en 1998, el Protocolo de Kioto de las Naciones Unidas, que habían refrendado la mayor parte de los países del mundo, incluso los más industrializados, de acuerdo a la Convención marco de las mismas, sobre el Cambio Climático, con el compromiso de buscar soluciones alternativas y reducir su consumo. Y esto lo ha reiterado en diversos foros internacionales posteriores.

En cambio, propicia, la utilización en un porcentaje del 5%, de los biocombustibles, para alimentar sus automóviles y maquinarias. Para conservar su estilo de vida. Esto, colisiona con las consecuencias para los productores de los mismos. Porque para satisfacer esto, se requieren superficies de tierra extensas, que no dispone Europa, ni quiere utilizar EEUU, que compiten con las necesidades alimentarias locales. Esas tierras en muchas circunstancias avanzan sobre el bosque natural. Para la producción se necesitan fertilizantes y plaguicidas, también derivados de combustibles sólidos. Que también moverán las máquinas que cosecharán. El riesgo de los cultivos transgénicos, base de la biotecnología, que da origen a los biocombustibles, se traslada a la vida de los seres humanos, hasta generar impactos todavía desconocidos. Todos los factores citados incrementarán la emisión de CO2 a la atmósfera, con lo cual el efecto invernadero, será mayor aún. En consecuencia el calentamiento global seguirá inexorablemente, con sus dramáticos daños, sobre la fauna, flora y sobre todo, los continentes de bajas cotas, Países bajos y otros en el Pacífico.

Su población, acompaña en general con beneplácito las decisiones de su dirigencia política, por el bienestar que han redituado sus formidables conquistas económicas, obtenidas como observamos, en buena parte de la usura de sus entidades y organizaciones bancarias, sobre el tercer mundo, mientras se respeten sus derechos individuales. Sin embargo, el estado avanzó sobre éstos y las comunicaciones telefónicas personales y hasta por internet, que pueden insólitamente ser intervenidas ante sólo sospechas.

Una evaluación reciente (2004) de Transparencia Internacional sobre 65 países, que califica de 1 (el mejor) a 5 (el peor), ubica en los primeros lugares a los países escandinavos, Islandia y Singapur, mientras coloca a EEUU cercano a las naciones de mayor corrupción en la política, en sus partidos políticos, en la justicia, en los negocios y en la estructura de poder (¿). Todo esto está vinculado a una/s guerra/s, injustificable/s en sus orígenes, que hasta ha concluido por despedir a los directivos de sus agencias de investigaciones (inteligencia) internacionales CIA, por haberle mostrado al mundo, la falsedad de las explicaciones que sus gobernantes invocaran para iniciarla/s. Con fuerte "tufillo" al petróleo y al gas, de los países invadidos y a los negocios que de ella derivarían, en los que están involucrados hasta el cuello, la conducción política y los directivos de varias corporaciones, que casualmente, son las mismas personas.

Además, informes recientes del Departamento de Estado de EEUU indican que el 82,5% de las opiniones y editoriales publicadas en 72 países, luego del comienzo de las guerras citadas en Afganistán e Irak, son negativas. Y las mismas no pertenecen a países islámicos, calificados por el gobierno estadounidense como "refugios de terroristas".

¿Qué acontecerá cuando "el Imperio" decida apropiarse de otros recursos estratégicos esenciales, por ejemplo el agua potable, que no tienen Europa y Asia, dado que la mayor parte de sus ríos están contaminados.

Situación limitada, en EEUU, (que ha decidido endicar el río Colorado, para evitar que el agua le llegue a Méjico) y que posee en abundancia Sud-América, en el acuífero Guaraní, en la Amazonia, el más grande del mundo, sumado a los de la Patagonia?. ¿La/s excusas serán equivalentes a las ya utilizadas para invadir otros países?. ¿Nuestros gobiernos, (no sólo Argentina, sino Brasil, Paraguay y Uruguay) estarán preparados para defender éstos recursos o los enajenarán y/o arrendarán, como hizo Argentina en la misma década con el petróleo? Que no daba pérdidas, sino que su dirigencia para-estatal, era venal.

En nuestro país, el poder reside en grupos políticos singulares, que unifica a la rancia dirigencia política local, mechada con otras, provinciales, municipales, pero de tono ideológico, equivalente, al que confluyen empresarios, universitarios, religiosos, militares, con idénticos caracteres hegemónicos, autoritarios, verticales, de verdades únicas, absolutas*.

Sustentado el mismo, por la adhesión de una masa prebendaria, fusión de núcleos residuales del populismo, poderosos por la magnitud de sus adherentes, en el conurbano, primero y segundo cordón y en las provincias más pobladas, con un concepto, singular del poder. Con la vigencia absoluta del caudillismo regional, habitualmente con propuestas falsas, del principio al fin (de las que aquéllos se ufanan sin pudor, ante sus adherentes, cautiva del empleo público o de planes especiales, por los que reciben estipendios sin trabajar, cuando no, pitanzas) y distintas corporaciones económicas, que sin sonrojo alguno, desviaron al exterior en las últimas décadas, una suma equivalente a nuestra deuda externa, (más de 130 mil millones, aproximadamente el 50% del PBI) con discursos parecidos. Modelo que se reitera y renueva, con diferentes eufemismos y mínimos cambios cosméticos, desde hace varias décadas.

*Cuando las mismas no existen, ni aún en ciencia. La verdad siempre es relativa, se expresa en porcentaje, basados en evidencias, hechos, circunstancias o fenómenos. Sólo son absolutas, las verdades de los dogmas religiosos, para los creyentes, las de la publicidad y las "políticas", para los adherentes.

Esa masa, no admite en ninguna circunstancia, la posibilidad del disenso, porque esto significa confrontación, cuestionamiento (debate de ideas) reflexión, que puede servir para esclarecer (las mencionadas). Sobre todo si contradicen al líder histórico o circunstancial. Se jacta, se vanagloria, de aquéllas verdades absolutas, las que expresa el mismo, local o nacional, según sirva a sus intereses.

Esto hace a la misma intolerante, con las opiniones del otro, de los otros, a los que descalifica siempre. Sólo ocasionalmente, acepta algún tipo de consenso, fundamental en los acuerdos de las democracias modernas, pero que en nuestro país es sinónimo de , con quién sea, corporaciones o sociedades fantasmas. (Conlleva un retorno encubierto) . Entidades que reditúen beneficios económicos o porcentajes de ellos. Incluso mafias.

Los grupos citados incluyen no sólo a los más vulnerables, también la integran los asalariados de clase media baja y alta, (miembros éstos últimos de empresas y corporaciones). Esto que aparenta ser una incoherencia, no lo es, porque lo característico de los integrantes de la misma es lo variopinto y esto la hace simultáneamente vulnerable y asimismo poderosa. Es útil, como diría la abuela, "tanto para un roto, como para un descocido". Vulnerable, en tanto se expone a la infiltración de todo lo perverso, lo malsano, lo "bordeline" que lleva, tironea la masa hacia distintos objetivos, secundarios al poder, "robo para la corona", mafias enquistadas en sus estructuras políticas y sociales sobre todo, con gran rédito en las instituciones, ministerios, fuerzas de seguridad, ANSSES, PAMI, SIDE, etc. desarmaderos de autos, drogas, prostitución, incluso infantil, secuestros, etc.

Todos los integrantes, conocen y saben porqué y para qué están. Numerosa en cantidad, sumando intereses. Por eso es víctima y victimaria. Tanto forma parte de grupos de choque gremiales, como deportivos, "barras bravas".

Estos núcleos de poder, sirven poco y nada a los restantes argentinos, más bien le sirven a los mercaderes de las corporaciones, los usureros y a los vendedores de fantasías. Detrás se agrupan como las babosas, otros grupos, también corporativos, religiosos, militares, sectas, con el único interés del rédito, no sólo económico, sino de algún retazo del poder. Indefinidos políticamente. Todos apoyados en ésa masa, conformada en general por la unión del aparato político del partido gobernante y ciertas estructuras sindicales.

Que compra las declamaciones, la mendacidad reiterada, el folklore y el ritual partidario y rechaza con los peores métodos cualquier tipo de aperturas. A ellos se adosan los restantes integrantes. Con total carencia de transparencia del cómo, cuándo, cuánto, dónde y porqué, se orientan los gastos.

A tal punto que dirigentes sindicales de primer nivel, de gremios afines con la construcción, empleados de comercio, etc. son directivos o dueños de ART. (Empresas de Riesgo del Trabajo, que contratan obligatoriamente los empresarios para cubrir sus accidentes). Juez y parte.

La encuesta mencionada de Transparencia Internacional, nos ubica (¿qué casualidad ?) junto a Perú e India, en el penúltimo lugar (4,4) entre 65 países del mundo, por ser de los peores, en cuanto a corrupción política y legalidad (el último es Ecuador (4,6) de cuyos lineamientos económicos fue mentor un conocido nuestro, cómplice en el vaciamiento industrial del país y en las pesadillas de los desposeídos, el licenciado, Domingo Felipe Cavallo).

La sociedad en general, de acuerdo a los ejemplos del poder, responde con la anomia, la ausencia de respeto a toda norma, reglamento, disposición, por pequeña que ésta sea, etc.

Excepto para aquellos, que se opongan a los designios de los poderosos. Para los cuales, caerá el peso la justicia, con todo su rigor. La misma que fue, es y será inexistente, para los funcionarios o dueños del poder.

Son excepción, dentro de aquella estructura prebendaria, algunos grupos sindicales, que aislados por aquellos, no concluyen en la entropía, en su destrucción, por la magnitud de sus adherentes, por la antigüedad del agrupamiento y por la virtud y dignidad de sus dirigentes. Tampoco los restantes integrantes de la comunidad, los que disienten, rechazan, protestan, pero que no tienen posibilidad alguna de ser escuchados. Todos ellos constituyen la otra masa. Tan antigua como la anterior, que conoció otro país, más justo con mayor equidad y respeto por las personas. Incomprendida, nunca escuchada, sin derecho a peticionar o pertenecer.

Impera en aquella masa la anticultura del trabajo. (Si los vecinos le ofrecen a los citados, escobas, baldes, pintura o palas, para mejorar una escuela, hospital, calle, etc. huyen despavoridos. Incluso si se les ofrece hacer su propia casa). Es que la misma se acostumbró, como otrora la pequeña burguesía, a recibir del señor feudal, limosnas, coimas, negocios o planes especiales.

Nuestro país, tiene fragilidades primarias, esenciales, porque sus instituciones políticas no son creíbles, semejantes a fantoches, se han deslegitimado. Los funcionarios tienen una concepción acrítica del poder. Como si alcanzado el mismo, éste les confiriera inmunidad, protección a sus integrantes. (Reiteran los dichos de Yabrán, un personaje vinculado a la conducción de los 90, las corporaciones y sus mafias, que al ser interrogado acerca del significado del poder, respondió:---Es impunidad). No admiten, ni comprenden, que son servidores públicos. Que su lealtad juramentada al asumir a Dios y la Patria, tan declamada, debe ser real, al menos para la comunidad, no sólo para el poderoso que lo/s nombró.

El Estado en tanto, no existe y sólo en ocasiones, da señales espasmódicas de vida. Ha sido vaciado de gestión. Ora con un discurso alambicado, meloso, cuando no, con arengas tribunicias, semejantes a maestros (Isabel o María Estela Martínez) o profesores de grado (Cristina Fernández). Sus mecanismos o procedimientos de control, son nulos, boicoteados por la coima, con sucesivas reglamentaciones y ordenamientos, que el propio Estado crea y desvirtúa, según que se aplique a funcionarios, amigos o extraños. Como afirmaba José Hernández, en el Martín Fierro: "... la ley es como la lluvia, nunca puede ser pareja...", "...no ofende a quién la maneja". Existen para grupos conspicuos, selectos, cuyo poder político les sirve para amañar los hechos y alcanzar el/los amparos correspondientes.

Para nada han servido las leyes existentes. Las que oportunamente nos enorgullecían. Por haber sido creadas por notables jurisconsultos. Ellas mostraron interpretaciones tan diversas, que permitieron todo, el si y el no, para juzgar idénticos hechos, según los intereses y las personas que movían a los interlocutores, mientras la comunidad clamaba y exigía justicia.

Sólo permanece en marcha, la dinámica administrativa del Estado, el proceso, como anhelaba Quesnay, (aquél ministro de Luis XVI, por quién éste perdió en la guillotina su cabeza), "laissez faire, laissez passer" que hace que todo continúe igual. En apariencia, porque aquí la democracia está en aguda crisis, justamente en los núcleos del poder.

Los opositores, pertenecientes a los partidos tradicionales, alguno centenario, se han mimetizado con el oficialismo, (como espejos del mismo, por comodidad, para permanecer, ocultos bajo la alfombra o porque metieron su cabeza en un hoyo, al menos propio, su pequeño hábitat) y éste, está representado por la masa** que como los enfermos cerebelosos o los alcoholizados, avanza y retrocede en cualquier sentido, con una "marcha en estrella", ambulando sin rumbo u obedeciendo a los golpes de timón, del funcionario a cargo del poder, mientras ello sirva para continuar con alguna parte del mismo.

** La masa no es algo novedoso. Existe desde el nacimiento de nuestra patria. La "Legión Infernal" que conducían Domingo French y Antonio Luis Berutti, que impuso el cabildo del 22 de mayo y concluyó por echar al Virrey Cisneros y también redactó la nómina de quiénes debían integrar las listas, era la masa.

Como la que siguió antes y después del 1820 a caudillos diversos, en todas las latitudes del país. También las hordas que realizaban "las degollinas" de opositores, conducidas por Oribe, el "fraile" Aldao y otros. Los que acompañaron a Tejedor. Los que integraron el "klan" radical. Los que invadieron Plaza de mayo, en reiteradas ocasiones tras el líder, del 45. Y también nosotros, en algún sentido, los sin voz.

El Estado de bienestar, denostado severamente por el neo-liberalismo, como excesivo, dispendioso (por su cómplice, el populismo de los últimos cuatro lustros) no existe, es historia antigua. Sólo lo recuerdan y añoran los gerontes: --- Hubo un tiempo en el que había un Estado social, con servicios suficientes y adecuados a sus necesidades, con hospitales públicos del mejor nivel, por su capacidad científica y su competencia, no desbordados por las demandas del conurbano próximo y del cordón más allá de los 40 km. Cuando los restantes hospitales del país eran también suficientes. Cuando las escuelas públicas respondían con la mejor calidad de enseñanza, en todos los niveles. Cuando las de artes y oficios formaban torneros, carpinteros, diseñadoras de ropa, etc. Cuando las universidades nacionales nos enorgullecían, por obtener sus graduados, tres premios Nóbel de ciencias. Los únicos de América –latina. Cuando los desnutridos eran la excepción y objeto de comunicación específica de Alerta Epidemiológica (en la Comisión Nacional creada a ése objeto, por el maestro Carlos A. Urquijo) y un caso de desnutrición, de marasmo o "kwasiorkor" era único en el año. Cuando los asalariados, tenían la dignidad de trabajar y sus hijos podían estudiar, etc.

La vulnerabilidad del sistema les expone a los miembros de la masa de continuo. La búsqueda constante del apoyo, de la paternidad, del cacicazgo, del liderazgo, les seduce, a pesar de haber sufrido procesos históricos de descomposición severa, persisten en el interés primario, "panzista" junto al poder, adorándolo.

Naturalmente que éste trasvestismo hacia diferentes formas de hacer política, ha producido enriquecimientos vertiginosos de funcionarios, sus parientes y amigos, empresarios complacientes y cómplices en los negociados, en empresas fantasmas, recién nacidas y negocios espúreos, (cobrarles "peaje"a usuarios de rutas, "coimisión" a pobres, franquicias, para acceder a planes trabajar o a disponer de vivienda, habitualmente usurpada, sobre todo a la vera de las grandes urbes) y por ello se ha creído, que la apertura del mercado y el neoliberalismo le convertirían en una sociedad central, del primer mundo, como ficticiamente parecía serlo la economía, que se derramaría sobre la sociedad toda, con bienestar para los más necesitados, porque por ése medio accedían al país diversos capitales, (golondrinas, en busca de tasas que quintuplicaban o decuplicaban, las del mundo desarrollado) que no exigían enormes esfuerzos de imaginación, para saber su/s orígenes, drogas, prostitución, juego, (Argentina dejó de ser un ámbito de paso, para constituirse en gran consumidor, con centenares de aerodrómos clandestinos, con la facilidad de lavar esos dineros espúreos, fácilmente, representantes de los "carteles" colombianos y de otros orígenes actuando libremente, con grupos etáreos de alta vulnerabilidad, que se suicidan con el "paco" o "éxtasis"), mafias, dineros negros, etc. (Tan simple esto, como los juegos que practican los niños en internet).

Se ha olvidado o pretendían hacer olvidar, que desde el 92, luego de la globalización, por la estrategia económica elegida por los gobernantes y sus mendaces argumentaciones, más de 2 millones de asalariados argentinos y sus familias fueron vaciados del hoy y del mañana, con consecuencias impredecibles, por los daños físicos, psíquicos y neurológicos inferidos a los más pequeños (#), las muertes maternas evitables y el abandono total de los mayores (jubilados o futuros jubilables) librados horrendamente a las leyes de la oferta y la demanda, que redujeron sus ingresos si percibían más de 1mil a menos del 50% y si más de 2mil al 38%, a pesar de haber oportunamente autorizado mediante firma, los descuentos de sus haberes por el 82%.

Cifras que se duplicaron en los dos años siguientes. Así se instaló la pobreza y la indigencia más grave de la historia patria. Inmolados todos en el altar del mercado.

En tanto el Estado, había hecho mutis por el foro.

# Freudismo biológico, decía el premio Nóbel, Renée Leriche.

Además, de la reducción de sus estipendios, la protección de la salud de los jubilados (su obra social PAMI, nacida por inspiración de Paco Manrique, a semejanza de los sistemas de seguro de salud inglés y español, ha sido objeto de sucesivos saqueos por el mismo estado y distintas entidades médicas fantasmas, con abierta complicidad y contubernio de su conducción, (Alderete, Matilde Svatetz de Menéndez, Cano y otros) que han dejado sin servicios, reiteradamente a sus afiliados y con sucesivas quiebras al tendal de hospitales y clínicas contratados). Esperando aquéllos, como diría Borges: "...vivir su última aventura (morir) ya que la vida los ha dejado sin fe, sin esperanza y prácticamente sin vida."

(#) En Argentina, según estudios de UNICEF realizados entre 2000 y 2002, 6 de cada 10 niños y adolescentes menores de 18 años, de su población infantil es subnutrida, aproximadamente 3,7 millones (que en realidad deben ser más de 5 millones). En América latina y el Caribe son más de 53 millones.

La educación a pesar de existir una ley de educación obligatoria que deberían cumplir los padres, deja fuera del sistema, no los puede recibir, 1 millón de niños por año, que omiten hacerlo por carecer de medios mínimos, impotentes, incapacitados. El estado, declama querer hacer y se desentiende, mirando hacia otro lado.

La masa citada no tiene ni requiere, preceptiva metodológica, no necesita de ello, mientras continúe recibiendo mordidas, los vueltos, sigue a la conducción. Como las piaras al macho, como la cola al león. La ausencia de valores le limita en su lucha por reclamos sociales. Sin los conceptos de libertad y dignidad bien aprehendidos, es difícil dejar de ser prebendario.

A partir de los conceptos vertidos, se entiende cómo y porqué la población Argentina, dejó de ser pueblo y sus miembros ciudadanos.

Sus habitantes sólo son/somos, gentes atendida/os, utilizada/os, tenidos en cuenta, en épocas preeleccionarias, por fraileros consuetudinarios, con prebendas o distintos favores, para algunos, los miembros de la masa (una zapatilla ofrecía Ruckauf) y esto es gravísimo por los riesgos y consecuencias que implica.

La masa carece por completo de valores comunes, aún los fundacionales que nos vinculan al concepto de patria o nación. Porque los ignora. Aunque estén incorporados al lenguaje corriente, más bien escolar, desconoce el significado.

No comprende, que sólo el hombre que respete los principios éticos, asumirá responsabilidades y se podrá comprometer con sus conciudadanos.

Así, con la liviandad del más o menos, actual, relativizará todo cuanto acontezca, la muerte, la mentira, la corrupción, la memoria. Precisamente la falta de memoria, hace de lo pasado-pisado y no fundamentalmente un problema ético. Que deben conocer nuestros hijos, para saber la verdad. No las medias verdades.

La masa, no percibe pensamientos, sólo acciones, las conducentes a apoyar a los líderes circunstanciales que detentan el poder. Luego, lo ético para la misma será inabordable, desde la comprehensión y el conocimiento. A pesar que su dirigencia se trasviste (cuando es conveniente) de religiosidad (como si esto significara moral o la sustituyera) o formalidad o lo contrario. Lo mismo acontece con otras definiciones, de patria, libertad, derechos, etc. por desconocer sus significados y trascendencia.

Es que la masa, no es el pueblo. A pesar de los elogios, que le dirige adulona y demagógicamente la dirigencia política. Y entiende, por haber vivido y aprehendido por décadas:"... que el bienestar no se logra trabajando"...que sólo vale detentar poder y dinero. En definitiva la corrupción, la venalidad".

A pesar de todo siempre estaremos a tiempo para detenernos, rebelarnos y crear o recrear un nuevo concepto ético. Un nuevo proyecto de país para nuestros hijos.

Nuestra democracia como se observa, está en riesgo permanente, se ha absolutizado, nos gobierna una autocracia política y económica, por decisión de la masa y su dirigencia. E inacción de la ciudadanía, por contaminación con lo peor de la masa, sus mafias, por complicidad, temor a perder su fuente de ingresos, en época de crisis laboral, etc.

Las reglas del juego democrático se han trastocado, porque si bien hay libertad de opinión, posibilidad de votar, pluralidad de partidos, a pesar de ello y estar todas ellas en vigencia e íntimamente relacionadas, unidas, es en vano votar, cuando en las listas, llamadas sábana (por su extensión) regresan postulándose para cargos diversos, incluso como legisladores, funcionarios que no sólo han fracasado, en su quehacer, por incapacidad, en el nivel local o nacional, sino que han sido prontuariados por corrupción, por faltas éticas graves, que en su periplo, a pesar de su expuesta mediocridad, hasta han ocupado embajadas, por haber servido a intereses personales o espúreos, mezclados con miembros de corporaciones nacionales o extranjeras, que no aseguran, como afirmaba Rousseau, representatividad.

Insólitamente, las leyes electorales vigentes admiten que esto acontezca e incluso que asuman, aquellos que han obtenido menos votos que los votos en blanco, sumados a los impugnados y la abstención. Todos éstos, formas de rechazo. Como si los ciudadanos mereciéramos las sobras, el descarte.

La ciudadanía podría desobedecer al unísono las disposiciones y hasta sus leyes, desconociéndolas. Rechazar, vetar e impugnar a aquellos que merezcan cuestionamientos válidos (como en los concursos universitarios). Pero no existen posibilidades, según la ley electoral, que esto sea permitido. El pueblo podría manifestarse y exigir referéndum (que existe en Europa desde hace varias décadas) ante temas específicos. Abstenerse de votar, afrontando los riesgos, con el peligro que las falsas democracias aprovechen para adueñarse más aún del poder. Sin embargo, no se atreve, porque se expone en el primer caso a querellas y juicios, en la segunda instancia, pone en riesgo la continuidad de su actividad si pertenece a instituciones estatales. Concluye sólo en imprecaciones y lamentaciones.

Las propuestas alternativas han fracasado porque las reglas de juego siguen siendo ordenatorias (no regulatorias, que son las que eligen las personas cuando no existe la reglamentación) y los actores son los mismos.

La conducción del poder ha decidido por los ciudadanos, la despolitización del país, lo mismo que proponía con reiteración el poder militar y el proceso. Sólo el estado es lo político. Lo económico se enfatiza, así como el mercado, que propone las reglas de juego de la democracia. Y los ciudadanos nos hemos arrebañado aceptándolo.

Los intelectuales se olvidaron de servir al pueblo, "...al pueblo que ayudó a costear los estudios de los que piensan..." como afirmaba el Dr. Castilla del Pino (citado por Eduardo Pavlosky, en La ética del intelectual). Cuando se asesinaba, a jóvenes y adultos por pedir un mundo mejor. Amnésicos, mientras la sociedad encesitaba de sus opiniones, sus críticas, según Edward Said.

El periodismo, ungido en virtud de algunas investigaciones realizadas por periodistas independientes, como cuarto poder, salvando contadas excepciones, ha caído en general en la complaciente medianía, sujeto económicamente por los avisos y publicaciones oficiales, sobre todo en los ámbitos locales, en otros, por servilismo complaciente, como los seudo-intelectuales mencionados.

La mayor parte de las regiones de interior en Argentina, aún son conducidas fuertemente por el caudillismo lugareño, como de antiguo hacían los conservadores, a principios de siglo XX (Alberto Barceló y sus cómplices en Avellaneda, "Barracas al sur) y otros en diferentes latitudes) y pagaban con beneficios y favores (el manejo de la prostitución, el juego clandestino, etc.) al que juntara cierto número de documentos válidos para votar, así están "las manzaneras", allí los punteros, allá otros y así la contención y el sostén familiar, dependen del empleo público. Ante las calamidades, epidemias o catástrofes, las víctimas acuden en su dolor y su protesta, a lo mágico o religioso.

Los funcionarios ante cada hecho fortuito, (para los que necesariamente debiera haber prevención, tan esencial como la rueda de auxilio de un automóvil) se muestran, ante los medios y hacen frecuentemente pedidos extemporáneos, piden medicamentos*, vacunas**, etc. que conllevan por arrastre otros recursos para los depósitos de las próximas campañas políticas. Observemos como ejemplo las inundaciones. Nunca la programación, para la que existen manuales de procedimientos nacionales o internacionales (de la Oficina Sanitaria Panamericana, que hace tiempo, contribuimos a desarrollar) que acotarían los males.

** Que requieren clasificación previa, por fecha de vencimiento, indicación terapéutica y conservación adecuada, con lo cual se distrae personal calificado, imprescindible para otras tareas en ésas circunstancias.

*** Que necesitan mantener la cadena de frío, jeringas y agujas descartables, ambientes apropiados y personal entrenado especialmente para realizarlo.

Pocos, muy pocos miembros de la masa reconocen esto y otros muy pocos, insinuarían cambiar algo. Cuando esto aconteció por excepción, sólo fue cosmético.

Como el clamor del dirigente camionero, que luego del desmadre en la Avenida de Mayo (diciembre 20 del 2004), exigía responsabilidad, de la dirigencia.

Como camaleones africanos (que cambian de color al instante del acuerdo, al ambiente) la masa ha aceptado sin pudor en sus distintas épocas, la transa con lo más diverso del espectro político, desde laboristas, conservadores populares, cívicos independientes, justicialistas, ucedeísmo, eufemismos diversos y corporaciones distintas, como sociedad rural, corporación económica, industrial, militar, la iglesia, todo sirve y suma, etc.

Ante cada propuesta de cambio, sobrevino la conspiración desembozada, (semejante a la que han ejercitado la oposición liberal y las derechas radicales, para apoyar golpes militares), con mayor acción, produciendo sistemáticos saqueos, robos cuidadosamente organizados (de supermercados), tomas de instituciones, de empresas, con destrucción de locales, vidrieras (de bancos y comercios), gentes en lugares públicos que no saben bien para qué están, excepto la masa, desafiando todo, como grupos de choque, hasta el estado de sitio de "de la Duda" o la amenaza militar de Rico y sus cómplices, contra Alfonsín. La masa se confunde. Y mucho.

En el trágico diciembre del 2001, además de la deprimida clase media, se rebelaron contra la política y los políticos, numerosos grupúsculos de carecientes, muy humildes, que concluyeron por arrancarle al poder los planes para jefes y jefas (exiguo en el monto) y enorme por el número de involucrados. Lástima que la masa luego privilegió, aceptó, que ésos montos los digitaran los punteros barriales y las intendencias del mismo color político central, mimetizados otra vez como los mentados camaleones, de más puros, más leales, ortodoxos con el ideario del poder de turno, etc. Sin programas de capacitación, acompañantes como existieron en Europa para asegurarles la reinserción al mercado laboral.

Reconocer el defecto, el síntoma o la enfermedad, cuando se ha nacido y crecido con él/ella, si bien es difícil, facilita el diagnóstico.

La culpa de nuestros males en sus distintas épocas, siempre se lo ha referido al afuera, en esta instancia a la deuda externa, de 167 mil millones de dólares, en diciembre 2004, (que comenzó con 1 mil millones de Frondizi, que pagó Illia durante su mandato) 8 mil millones con Isabel Perón, trepó a 45 mil millones con el proceso militar, sobre todo armamento, fragatas y submarinos, creció con los intereses a 65 mil millones con Alfonsín y culminó en 140 mil millones, del gobierno nacional, en la década del 90, más 25 mil millones contraídos por las provincias, absolutamente irregulares, por carecer del acuerdo del Congreso y contra la ley de presupuesto y la Constitución nacional, (que llegó a 200mil millones, en su salida) con el Gran Visir de Anillaco, La Rioja, cifras que superaban el 50% del P.B.I.) culpa de la falta de trabajo, (entre desocupación 17 a 19% y subocupación 14,5%, cerca de 20 millones de compatriotas involucrados, al dejar su gobierno entre 1999 y 2001, hoy aparentemente entre el 10 y el 12% son desocupados, a pesar de las cifras oficiales que se aferran a un solo dígito y 11% los subocupados, todos éstos sin cobertura social) de equidad social, de solidaridad social, de derechos individuales y colectivos esenciales, salud, educación, servicios sanitarios, agua potable y cloacas, inseguridad, de falta de expectativas.

Nunca intentará, la masa, producir o realizar, el análisis de la situación, la confrontación ideológica o filosófica interna, discutir o hablar de libertades personales, de democracia, (sólo se la menciona con la misma superficialidad que los liberales cuando se adueñan del poder, después de golpes militares) no analizar nuestro presente y menos aún el pasado, porque la masa y sus guías, gobernantes, legisladores, funcionarios, caudillos regionales, etc. han participado, acompañado, mamado, complacientemente desde décadas la conducción.

No hubo, ni hay cambios de modelo económico. Asumir culpas, errores, jamás. Son muchos los años del mismo derrotero, de idéntico rumbo. Hasta los militares protagonistas de golpes de estado, no vacilaron en transar con el poder preexistente, en cuanto acomodaron su trasero en las poltronas de sus despachos (recordamos el acceso a la Casa de Gobierno del dictador Juan C. Onganía del brazo de los popes de la CGT, Vandor, Taccone y otros) mientras pudieran acceder a parte de la torta. La oposición, entonces liderada por el partido centenario, amnésica de sus principios ("...que se rompa, pero que no se doble..." de D. Leandro N. Alem), ni corta ni perezosa, accedió también. Los partidos de izquierda, atomizados, por nimiedades o actitudes principistas, aunque muchos colaboraron, desde distintos rincones, con la delación o el puesto público.

La corrupción es la patología (enfermedad) habitual de nuestro Estado y sus instituciones. Consiste en hechos y/o circunstancias que alteran reglas, conductas, pautas, normas, reglamentos, establecidas y aceptadas como correctas por la comunidad, incluso sus leyes.

Tiene significado político porque se atribuye a éste ámbito responsabilidad directa en el dictado de normas y procedimientos de control. También por ser quién interacciona en las gestiones, promoviendo, subvirtiendo los anteriores. Por fin, porque es el Estado quién determina las estrategias presupuestarias (el destino del gasto) y esto es fundamental para entender el manejo (desvío) de los fondos. Sólo pueden evitarla, librarse de ella, las pequeñas organizaciones familiares o aquéllas otras, donde los valores éticos son respetados. Las colisiones interpersonales, de corporaciones con el estado, así como la franca intromisión de lo privado con lo económico, corrobora y asegura el diagnóstico.

Es verdad que lo privado es anterior, diferente de la cosa pública, que atañe a todos. El hecho anterior corresponde a lo personal, a la conciencia, a su moral. La mezcla para perjudicar o favorecer, siempre será dañina y no se justificará por confusión. Esto no puede aceptarse y sólo se explica por la laxitud reglamentaria y la complicidad de los controles, que el sistema debe y tiene previstos, pero que como expresamos, se aplican para escarmentar a los otros. Nunca para la dirigencia y legisladores que administran nuestros recursos (que cuando delinquen continúan aferrados a sus cargos, sin ser suspendidos en sus actividades, ni separados de sus funciones, hasta generarse la/s pruebas a favor o en contra, como ocurriría en cualquier otra área administrativa pública o privada, mientras se sustancia el sumario respectivo, con lo cual les facilita el persistir en el delito o deshacerse de las pruebas que los incriminen).

Lo sorprendente en nuestra enferma sociedad es la capacidad personal para generar corrupción, soslayando las leyes. Obviamente, no por abachichados, sino por cachafaces. Más grave es aún, cuando el Estado facilita, promueve y hasta estimula la corrupción con decisiones inadecuadas, erróneas, disparatadas, sin que los responsables paguen por sus decisiones. Las ventas de tierras de parques nacionales, las jubilaciones dependientes del mercado, no de la magnitud y antigüedad de los aportes, el irrecuperable daño al medio ambiente, donde por privilegiar cultivos, se perdieron bosques naturales, se liquidaron otros, aumentaron las áreas desérticas, se contaminaron nuestros ríos, arroyos y las aguas subterráneas, con la reaparición de enfermedades reemergentes, bajo control, parasitarias y microbianas (hepatitis A, sobre todo) y el riesgo de las nuevas, emergentes, por múltiples causales, las represas comunes con países vecinos (*) "...la muerte para niños, madres y ancianos, determinada por los asesinos de escritorio..." según Theodor Adorno que recortan irresponsable, desaprensivamente presupuestos, son algunos ejemplos.

(*) Informe de GEO mundial de Naciones Unidas, 2004.

Así terminó éste nuestro país, al que el primer mundo ubicaba en el 8° lugar, por su solidez económica, hacia el final de la 2ª. Guerra mundial. El país que en la primera década del mismo siglo, era exaltado como modelo cultural, (había nacido con José Ingenieros*, Carlos Octavio Bunge, Coriolano Alberoni y Alejandro Korn, el "Iluminismo"**, neopositivismo filosófico, que generó la Reforma Universitaria de 1918 en la Universidad de Córdoba y llegó a difundirse al mundo) y científico. Aquí nació en la década del 80, del siglo XIX, la Oficina Sanitaria Argentina, para la atención de las enfermedades epidémicas, (era del descubrimiento de los agentes transmisores de enfermedades transmisibles) antes que la Oficina Sanitaria Panamericana. Esta lo hizo en la segunda década del XX. En 1904 nació y se inauguró en 1916 el primer Laboratorio de Salud Pública de América, incluso de América del norte, el Instituto Bacteriológico, hoy Instituto Carlos G. (Gregorio del Carmen) Malbrán, destinado al diagnóstico de las enfermedades infecciosas, para prevenir epidemias, frecuentes por entonces, donde se formaron los únicos premios Nóbel de Ciencias, médicos todos, de América-latina, Bernardo Houssay, Luis Leloir (se formó en el Instituto de Fisiología, creado por aquél, en la Facultad de Medicina) y César Milstein.

(*) Médico, Profesor titular de Psiquiatría, creador de la Revista de Filosofía, autor de innumerables obras, que arribó al país con apenas 2 años, nació en Italia en 1877 y murió en Buenos Aires en 1925 (era hijo de un inmigrante calabrés, de Catanzaro, con imprenta en la calle Bolívar, en el barrio de Montserrat).

**Nacido como respuesta al absolutismo de las ideas, al oscurantismo, a las "verdades eternas" (a la explicación) de Decartes, Malebranche y otros, religiosas, dogmáticas.

Su evolución desde entonces, frente a otras naciones, semejantes en población y extensión territorial, como Canadá y Australia, crispa los nervios, causa estupor e incomprensión. Sorprende a los estudiosos (de varias universidades del primer mundo, que lo tienen como objeto de estudio). Sólo una corrupción macabra, perversa, lo explica. De los que detentaban la conducción política. Que utilizó la economía como herramienta esencial, instrumento específico para obtener sus fines.

Implementada por argentinos, graduados como licenciados en nuestras universidades, que ampliaron su formación o deformación, (de acuerdo a los resultados y críticas de varios premios Nóbel de economía, Stiglitz, Krugman y otros), en universidades del primer mundo.

Que hablan muy a menudo de patria, destino de grandeza, de aplicar con dureza las leyes del mercado, de flexibilizar la economía, etc. Así los argentinos hemos quedado sometidos, destruídos, sin expectativas, sin sueños, cautivos de los oligopolios. Que se han aprovechado de ellos.

Una de las concausales más importantes para arribar a la situación actual es la pérdida de memoria, (de la masa y sus conductores) que intencionalmente o no, hace incomprensible entender el presente y tampoco el futuro.

Así crecieron territorios y países, no naciones, ni repúblicas.

Distintos momentos políticos, propusieron tenues cambios. En el principio Perón, quiso crear un estado populista, al estilo italiano, extendiendo las leyes sociales a todos, con un estado de bienestar (era la posguerra y Argentina tenía enormes reservas en oro y divisas y había acumulado granos, en los silos de Bahía Blanca hasta abarrotarlos) propulsando la industria como motor de la economía.

Pero no podemos omitir, ni olvidar, su autoritarismo, a partir del 1951, frente a las huelgas gremiales. La muerte de los tres obreros metalúrgicos de La Cantábrica, la desaparición de los obreros ferroviarios de La Fraternidad. La tortura implementada en las comisarías 8° frente al Hospital Ramos Mejía, 17° "la especial" de la avenida Las Heras y en el Dpto. de Policía, por los comisarios Amoresano, Lombilla, Gamboa y Reparaz y los hermanos Cardoso, todos alojados en distintas embajadas, como "exiliados políticos". Con víctimas, entre ellos estudiantes, Bravo, los hermanos González Dogliotti, con la muerte de la mujer, daños irreversibles en otros, entre éstos Cipriano Reyes, el dirigente Laborista, gestor del 17 de octubre. El asesinato de opositores, el Dr Ingalinella entre otros, etc. Las clausuras de todo medio opositor, la expulsión de los legisladores de igual extracción, etc.

Frondizi y el desarrollo, a cambio de enajenar los bienes más importantes de la nación, la energía (con lo cual sin sonrojo alguno, produjo el mayor engaño público, político y ético, luego de haber publicado su libro Petróleo y política, que enfatizaba la importancia de la energía como bien y reserva de las naciones). Tan luego aquellos bienes por los que "el libertador" de Afganistán e Irak y sus cómplices del primer mundo, libran y promueven en la última década, guerra tras guerra.

Illia, porque desde la democracia (y con su actitud de humildad extrema) instó a creer en los valores, despojando de ornato y boato su gestión (los laboratorios farmacéuticos y la masa encabezada por la CGT oficial lo fueron, atacados en sus intereses por la ley Oñativia, que los regulaba). Las fuerzas armadas de la nación se cubrieron de gloria al intimar y exigirle, al anciano su renuncia, en nombre de aquellos intereses. Los generales Julio Alzogaray, Juan Carlos Onganía y otros, junto a los dirigentes Vandor, Taccone y otros, cumplieron la riesgosa misión.

Poco antes, había concluido con el pago de la deuda externa.

Alfonsín, porque fue el único gobierno de Latinoamérica que se atrevió a juzgar a los militares argentinos genocidas que participaron del Plan Cóndor. Luego cayó por el Pacto de Olivos entre la vergüenza y el olvido.

En todos los gobiernos militares se produjo en sus comienzos algún mínimo cambio, unido al orden de los cementerios, que no pasó del "gatopardismo". Concluyeron, como los liberales, borrachos de mesianismo, de ciertas palabras, orden, democracia, libertad, regreso a la constitución, etc. Los Grondona, Alvaro Alzogaray, su hija y otros (falsos en todo).

Aceptar que la masa discuta las acciones, de las que ha participado, participa y recibe beneficios sería utópico. Imposible. La cohorte (como lo hacían las antiguas cohortes romanas) debe aplaudir al líder, aunque sea apenas un puntero barrial. Del que llegan los recursos, prebendas o mordidas.

Digerir la sociedad argentina, los errores de los citados, fue lento, trabajoso, muy difícil. Nauseoso para muchos ciudadanos. Aún, distintos medios, suelen repetir que eran infamias, inventos del imaginario opositor.

En cuanto emergió un nuevo liderazgo, aunque circunstancial, tan solo de una "mini-vedette" que ofrecía diariamente sus servicios, en el cabaret "Happyland" en Caracas, Venezuela, llamada María Estela Martínez, (Isabelita) convertida en nueva pareja del líder, que le fuera presentada por el dictador Marcos Pérez Jiménez y el recordado Roberto Galán, la masa se acomodó y amoldó a las circunstancias y continuó acompañando, con la misma complaciente disciplina. Aunque su adhesión significara aceptar las decisiones del siniestro Lopez Rega, la triple A, sus asesinatos, Lastiri y otros.

*La fotografía de las "bailarinas coperas" con escuetos minishorts, apoyadas sobre el alféizar del ventanal contiguo, es elocuente.

Como en las cámaras de decantación, en la cloaca, donde el sedimento fluye denso, compacto, untuoso, oscuro, maloliente, fétido, con imperceptibles movimientos en sus partículas de tipo browniano en la profundidad, por debajo del líquido, así la masa se une, se compacta. Así la masa recibió a los citados y otros de lamentable historia.

Los gremios más numerosos, dieron ejemplos precisos, aleccionadores, no aceptaron ninguna oposición, a pesar de las calamidades que comenzaban a observarse, iniciados por la Triple A. Los que osaron hacerlo asumieron riesgos concretos, no sólo de expulsión, sino de vida. El insulto menor era calificado como deslealtad. Los que se opusieron a Lorenzo Miguel, su chofer Corvo, López, etc. terminaron en el horno de la UOM o en la zanja. Los de la UOCRA igual.

La Universidad de Buenos Aires fue intervenida, en diversas oportunidades, con conducciones títeres, de tinte político nazófilas, Ivanisevich, Ottalagano, fueron titulares de muy triste memoria, por los hechos que protagonizaron y los que consintieron. Todos de gran perversidad. Se destruyó el Instituto de Fisiología de la Facultad de Medicina que como expresáramos había creado Bernardo Houssay, se lo echó de la cátedra, luego de ganar el premio Nóbel, con baladíes acusaciones, (que después también ganaron Leloir y Milstein). Houssay y Milstein se formaron en el Instituto Malbrán, Leloir en el Instituto de Fisiología, creado por Houssay. En su reemplazo se nombró al Dr. Aldo Embriano, que se propuso enseñar Fisiología justicialista. (Es regocijante leer el prólogo del mismo). La sumatoria de tropelías y disparates cometidos rozan lo hilarante y lo dañino (por las víctimas). Las conclusiones aún las sufrimos.

Escindir con el bisturí y hacer salir el pus, putrefacto, maloliente, espumoso de la masa, cuando se es parte y el sobrevivir depende de ella, ha sido y es la crisis de la misma. Los seudo-intelectuales (Asís, "Pacho" O´Donnell, Fermín Chávez, Julio Bárbaro y otros, pletóricos de prebendas) que pernoctaban allí, algunos profesionales, acoquinados, zanguangos, por atonía, despreocupación o haraganería, no han alzado su voz. Por el contrario acompañaron con argumentos inexplicables, las constantes incoherencias que el poder en sus diferentes eufemismos, proponía.

La regla "de oro" fue y es, no confrontar, no debatir, excepto cuando se tratara de nimiedades o cuestiones de forma, nunca de contenido, nunca los principios u objetivos ideológicos y menos aún los valores, que se utilizan en el discurso cotidiano, aunque vacío. Habitualmente desde las tribunas partidarias y/o los escaños legislativos, la masa se expresa folklóricamente, con refranes, como Sancho Panza o frases hechas como el Tartufo.

Seguir al poder, al que lo tiene o detenta, es en principio y en definitiva, cómodo, no produce "estrés", aunque quién lo ejerza produzca los daños horrendos de la década pasada, con multiplicidad de muertes inocentes y daños irreversibles en las poblaciones, sobre todo en niños, madres y ancianos (nadie quiere recordar el incremento de la mortalidad por suicidios de los últimos). Se han hecho íconos y mártires a jóvenes asesinados por la represión. Con órdenes de las autoridades nacionales, del mismo partido, habitualmente o de sus mimetizados contrincantes.

La masa no conoce la diferencia que existe entre el pueblo y ella. No cree que exista. Tampoco el significado de Nación, de patria y de ciudadanos. Menos los derechos y obligaciones de éstos. El concepto de patria lo asocia a los cantos y marchas militares, escuchados en la escuela y en los desfiles. Ideales, valores comunes, ¿qué es eso?. Sólo sabe que ser parte del estado significa poder y del mismo salen los recursos, beneficios, dádivas, prebendas, premios, halagos. Bigardos consuetudinarios, esto hace a la masa más corporativa, más cohesionable.

Hacen irrupción en la masa, marionetas, antiguas como las de los rituales egipcios, griegos o romanos, como también modernas, semejantes a las gitanas. Estos fantoches encarnaciones de Polichinela (#) son reflejo de resto de la masa con sus bajezas y equivalencias. (#) Según se cita, el personaje fue oriundo del mediodía europeo, de Nápoles, Italia. En Francia su equivalente fue Guignol, en Inglaterra Punch, en Alemania, Hanswurh, en Austria, Casperl, en Bélgica, Woljte, en Holanda Jarklaasen y en la República Checa, Kasparek.

Pretenden ser (lo explicitan en la tribuna, lo sobreactúan y esto corresponde a la gestualidad de la dirigencia) y concluyen por no serlo. Como psicópatas mitómanos, ellos imitaban todos los roles, de actores y actrices exitosos, de deportistas (se disfrazan de aquellos, los acompañan en sus éxitos, nunca en sus fracasos) con seudo periodistas obviamente afines a sus objetivos. Todo aquello que sirva para mostrarse, exhibirse. La masa aplaude, celebra esto, lo asocia al éxito del personaje, no entiende que él mismo es títere de los intereses que manipulan mafias, corporaciones o sus representantes. Así la masa concluye por glorificar, endiosar, mitificar al jefe, conductor o líder, circunstancial.

La masa cuando éstos últimos lo indican, hace el aguante, saquea comercios, bancos, casas y se enfrenta al que sea, con o sin armas (declaradas). Habitualmente es sumiso y muy obediente del poderoso. Los ajenos a la masa son vistos como enemigos, no adversarios, ni competidores. Deben corregir sus ideas o desaparecer (como en la URSS, idéntica la actitud por lo despótica, con los disidentes).

No obstante, la masa puede fermentar, pudrirse, enfermarse sus miembros o las estructuras, sin que la misma proceda a expulsarlos (es que cuando se ha sido cómplice de exacciones ilegales, coimas, robos, estafas, existe certeza de compartir el rumbo, de tener lealtad recíproca, como en ciertas corporaciones) tampoco a sancionarlos, ejemplarizando a los restantes.

La reacción de la masa ante la falta, el delito, la violación, sigue al poder, oculta o niega los hechos, sobre todo si la falta es de un funcionario o líder de distinta jerarquía (son célebres y señalan una doctrina al respecto, las palabras del presidente que confesaba ser lector de las obras completas de Sócrates y de las novelas de Borges (ambas inexistentes) "...estar inculpado, procesado y con prisión preventiva, no significa estar condenado, puede seguir en funciones" y así sufrimos a Dromi, Matilde Svatetz, Alderete, Marijuli, Kohan, Vico, etc. La masa responde en bloque, en el estadio, la plaza o la calle, cuando se les convoca o estimula. Desaparecen de inmediato las personas y sus conciencias, para ser prioridad la que los líderes propugnan. Se homogeinizan en la mediocridad de los mismos. En la lana de la cola del león.

Excepcionalmente la masa elimina al faccioso, que se sepa, al menos públicamente, otros son amedrentados, con atentados explícitos.

Cuando la masa atisba, encuentra, observa a los líderes abachichados, los extorsiona, exigiéndoles, como bigardos.

Junto a los excluidos, por pensar diferente en cuanto al fondo y las metodologías, está la otra Argentina, con 20 millones de pobres y desnutridos, los hambreados, los que buscan en la basura lo poco que puedan hallar (7 de 10 niños con consecuencias graves psicofísicas, por los daños cerebrales que han generado la falta de nutrientes esenciales, en principio durante la gestación a la madre y en la primer infancia a los mismos.

Lo concreto es que por la masa y sus dirigentes, se abortó en la Argentina por tres generaciones, la discusión ideológica, la reflexión sobre sus objetivos fundamentales y los valores, tanto en las bases, como también en la conducción. Amedrentado por su impotencia, al pueblo arrebañado, le quedó sólo sobrevivir, como expresara J. Stuart Mill: ...pastar la hierba, uno al lado del otro, sin lamentarse...

Sirvió en tanto, a los intereses de los países centrales y obviamente de la usura internacional, porque decidió ser económicamente dependiente (así lo explicitaron sus funcionarios) de artículos primarios. Esto obstaculizó, impidió, frenó el desarrollo industrial, aferrado, tironeado, por los intereses de las corporaciones.

Vendió, regaló, dilapidó generaciones y a los disidentes, concluyó por estigmatizarlos, señalarlos y concluir por la denuncia, por lo que mencionamos, por deslealtad. Por ser integrantes de la masa. Para ser inmolados, por sus diferencias en el pensar. Perverso final, ser denunciado por un compañero. Inconcebible en las utopías.

No quedan dudas que la masa nació como consecuencia de un liderazgo poderoso, que negó toda participación al otro, como en la Italia fascista en la década del 30. El sistema político, presidencialista, favoreció el desarrollo de los hechos. Las constituciones, ordenamiento jurídico fundamental, renovadas a medias, incluso la última, lo confirmaron. Porque la ley electoral, pieza clave en el andamiaje de las reglas de la democracia, sigue siendo utilizada por el poder, para hacerla permeable a la instrumentación que hoy realiza, pero mañana puede serlo por corporaciones o fusiones de ellas o mafias. Ergo el derecho de las minorías, el disenso, no se reconoce. Ni siquiera merece o admite el debate.

La necesidad de la paternidad, como enfermedad, devino además del entorno. La ignorancia, el analfabetismo, el abandono absoluto del conocimiento del mismo sirvieron para que el líder circunstancial resuelva. En ése entorno se alimentó la cultura del zanguango, de atribuir nuestros males a los otros.
Lo insólito, lo inesperado, no demoró en producirse. Buena parte de los dueños de los recursos de pequeñas y medianas empresas y/ o grandes empresarios se hicieron socios en lo bueno y en lo malo, con los anteriores, para ser parte de la masa. Así tenían acceso libre a licitaciones oficiales, con sociedades "truchas".

Esto confirma que la masa es semejante a un conjunto de elementos formes en una pileta de decantación, de una cámara séptica, que se desplaza al fluir nuevas corrientes, con ínfimos movimientos, inicialmente brownianos. Cuando la intensidad de la corriente impulsa hacia fuera a algunos, pasan estos a ser parias, abandonados, sin retorno. Muy pocos de sus integrantes fueron juzgados como traidores, otros... infortunadamente vuelven, (Rucucu, Grosso y tantos más). Si la corriente es persistente, la decantación, degradación y desintegración es segura, efectiva.

La masa escucha a su líder o conductor y actúa en consecuencia, porque para la misma no hay otros símbolos, que los del grupo de pertinencia, partido, con enormes semejanzas a la barra brava de un equipo de fútbol. Sus integrantes pueden disfrazarse de democráticos, embanderarse, pero no saben qué significa, porque para la masa es el poder el dueño de los derechos, de sus derechos. Si esto colisiona con los objetivos, anhelos, necesidades del resto de la gente y del país, importa poco.

La masa no reflexiona, no disiente, no impulsa proyectos, los apoya, presiona con más o menos degradación y sumisión hacia donde la orientan. Requiere, eso si de periódico alimento, "oxígeno", permisos no siempre lícitos, prebendas, facilidades, ventajas para actuar, legal o ilegalmente, invadir casas, terrenos, construir donde no se puede, ni debe, adueñarse de automotores, su contenido, papeles de los mismos, drogas, etc. Las corporaciones o mafias hacen de aquellos dirigentes, magistrados, fiscales, legisladores, ministros, funcionarios o nada, según convenga a los propósitos del grupo o facción. La masa celebra a éstos personajes, comodines, patosos, groseros, de pésimo gusto, porque llegaron.

La masa vive en la mendacidad y de la misma, complaciente en adular al poder. Carece de dignidad, no le hace falta, la reemplaza con servilismo, porque ignora su importancia y naturalmente su significado. Le agrega al engaño constante entre pares, deslealtad, por la desconfianza y el temor a perder los beneficios.

Repudian ser masa, gentes diversas de todo nivel social, variopinta, que suele pensar, reflexionar, cuestionar, quejarse del diario acontecer, que abrevó en distintas opiniones de los medios cotidianos, de autores diversos y críticos, opuestas a la masa y que rechaza ser despersonalizada y perder su dignidad. Suelen ser libre pensadores e idealistas. Provienen de diferentes niveles sociales, con distinta formación y origen cultural, en general con poca o ninguna militancia política. Colisionan con los discursos de los políticos trasvestidos, con los mimetizados, con la beligerancia de los pseudorevolucionarios (de pacotilla) y con agentes de los servicios, sin poder unificar o discutir ideas, principios, valores, como aconteció con las asambleas barriales. No necesitan que un revoltoso o los dueños de la verdad, los acosen y boicoteen sus proyectos. Temen, al poder, que todo lo pudre y a enfrentarse como los adictos, a la realidad, reconocer que por desidia de los más, estamos así.

La oquedad de ideas y la mediocridad creciente de la dirigencia, sustentable en el tiempo, ha concluido por degradar e inferiorizar a muchos ciudadanos, que eran pueblo, hasta hacerle perder su dignidad y convertirlo en masa, sin educación, por inaccesible, ni interés por saber e informarse del presente, menos aún del pasado. Lo han hecho afecto a lo deleznable, despreciable, a las miserias humanas más horrendas. ---La culpa la tienen los políticos. ---Debemos cerrar el Congreso, para evitar ésos parásitos que nos avergüenzan.

Son expresiones frecuentes en los medios y en las gentes, que detestan el accionar político, con reminiscencias de autoritarismo, pretenden restablecer un nuevo orden. ¿Cuál, el de los cementerios o las bibliotecas?

La masa llegó, solapada, subrepticiamente, desde distintos ámbitos, porque todos los ciudadanos se lo permitimos. Al decir todos, incluyo a la oposición política. Si los pasos que dio, los avances que logró, fueron importantes, hasta alcanzar, una suerte de suma del poder público, fue por necedad, ignorancia, incapacidad de la dirigencia y también de nosotros, los dirigidos, que no atinamos a oponernos, porque imaginamos que estábamos solos, por temor, comodidad u holgazanería. Comenzó como describe Bertolt Brecht en "Heer Keuner", por favores, coimas, prebendas que cohesionaban a unos pocos. Cuando la complicidad se desarrolló en hechos más y más importantes, los fusionó, los hizo únicos. Supieron desde entonces que las opiniones, demandas o quejas de los otros, no tenían sentido, porque no les importaban.

En tanto desde el poder los medios adictos o sometidos, ejercitaron y realizaron un constante adoctrinamiento, una manipulación de las corporaciones hacia la despolitización, con un enfatizado discurso acerca de lo económico, que no es una ciencia, sino sólo un conjunto de instrumentos con objetivos diversos, como prioridad del país, antes que los objetivos políticos, (así la deuda externa, el default, del ridículo riesgo país, cuyos guarismos de varios miles, eran provistos diariamente por consultoras fogoneadas por la esposa de Hadad, él y sus socios Monetta, Manzano y otros, mientras Colombia, país hermano, en guerra desde hace más 30 años, con la mayor pobreza de américa-latina y los peores guarismos en cuanto a salud y educación del continente, con la mitad del territorio ocupado por la guerrilla, una mortalidad por la misma, de varios millones de personas, entre ellos 2millones de niños, incalculables los mutilados por explosiones, sin rutas transitables, excepto las aéreas, sin ninguna seguridad interior, salvo para el tráfico de drogas, sólo tenía en los mismos tiempos, 600 puntos). Esta fue la bandera que usó el neoliberalismo para la destrucción del pusilánime De la Rúa, que concluyó en paupérrimas imágenes de superficialidad, y autismo, negando la necesidad o posibilidad de reflexión.

Como diariamente, nuevos hechos o circunstancias hacen noticias, resulta innecesario volver sobre el concepto, debatirlo, discutirlo (excepto que sea deportivo o parte de la frivolidad de la farándula, en cuyo caso se desmenuza hasta la última hilacha, con el único objetivo del rédito económico, derivado del "rating").

La República Argentina es un país periférico, situado en América del sur, que tiene 2,8 millones de km2 y más de 38 millones de habitantes. Anualmente produce más de 50 millones de cabezas de bovinos, otros tantos millones de ovinos. Entre porcinos y equinos 7-10 millones de cabezas, 50% de cada uno. Por carecer de un programa orgánico de producción agropecuaria, ha visto crecer hasta superar éstos guarismos por Brasil, que sólo tenía pocas décadas atrás, cebú, y uruguay que compiten en los mercados internacionales por sus producción. Granos en general más de 50 millones de toneladas. Tiene un litoral marítimo riquísimo, en variedades ictícolas, merluza, congrio, mero y mariscos. Dispone de minerales y suelo, inexistentes en otras áreas del planeta, para autosustentarse. Posee recursos diversos como para alimentar una población 4-5 veces superior. (A pesar de lo cual hay desnutrición extrema como referimos en el NOA y NEA, Tucumán, litoral mesopotámico y conurbano bonaerense). También agua limpia y potable, porque pertenece a la cuenca del acuífero Guaraní, al que suma los ríos patagónicos.

Tiene energía eléctrica propia (por represas, usinas atómicas y otras alimentadas a petróleo (fueloil). El petróleo que puede auto-abastecerlo, durante 15 años, (fue arrendado a una empresa de gasolineras española, sin exigir trabajos de prospección, purificación y control). La cuenca gasífera tiene para más años aún, siempre que los sistemas de cañerías y bombeo sean suficientes. Sin embargo, le compramos gas a Bolivia que resulta más simple y cómodo, que emprender el proyecto de rehabilitar las obras en yacimiento Vespucio en Salta o en Plaza Huincul, en Neuquén y dar trabajo a los que se les quitó. Porque es pecaminoso recrear el Estado.

Sus actuales dirigentes políticos tienen el mismo color político que hace siete décadas. Son los que estuvieron ayer, anteayer y antes de anteayer.

La situación social en tanto, se agrava a diario y cuanto más se demore en reparar estos errores y restituir la capacidad de gestión y control del mismo, peores serán las consecuencias, para los más débiles. En tanto la ciudadanía clama, implora que no sea demasiado tarde.

Prof. Emilio Santabaya.

Banner Ateneo Medico
 
Juan es obrero, trabaja en producción, 12 horas corridas, con un descanso para comer de treinta minutos y otro igual, para descansar, lleva 21 años en su tarea, tiene tres hijos adolescentes...
 
El mundo se ha escandalizado, por la existencia de pobreza en la Argentina. Lo han expresado sucesivamente, conspícuos personajes. El papa, Benedicto XVI y el premio Nóbel de economía, Amartya Sen...
 
Las temperaturas altas, sostenidas en el tiempo, sobre todo las mínimas, mayores a 25° C, pueden producir excesivas pérdidas de líquidos y sales por transpiración, perspiración insensible, etc.
 
Informe en relación a la epidemia de Dengue sufrida por Argentina durante el año 2009.
 
Cuando nace en 1778, el Virreynato del río de la Plata, los vecinos de la ciudad de Buenos Aires, se asistían de sus dolencias en privado. Con el médico de su elección, formado en España. Luego, unos pocos, en Inglaterra y Francia...
 
Distintos cronistas, opinan sobre la Revolución de mayo. No son ni han sido, investigadores, más bien historiógrafos, o seudo historiadores, devenidos en exitosos escritores, porque sus obras y colaboraciones son un híbrido de novela histórica.
 
Las ideas de libertad, en los residentes de la aldehuela de Santa María de los Buenos Aires, por el mayor flujo de las comunicaciones y el conocimiento, hacia el final del siglo XVII.
 
Copia de la Proclama Nro. 31 del 27 de agosto de 1806.
 
Desde la década del 90, desde la cúpula del poder se ha insistido, en hacer creer a la población, que la República Argentina era y es un país institucionalmente desarrollado, consolidado económicamente...
 
La búsqueda de la verdad ha sido y es un tema recurrente, que han debatido los filósofos frecuentemente, en el mundo occidental, desde cinco siglos antes de Cristo.
 
Banner Ateneo del tango
 
El apellido proviene de la región de Asturias, antiguo principado del norte de España, perteneciente al reino de León, hoy comunidad autonómica, frente al mar Cantábrico. El origen del mismo es local, deriva del latín ...
 
El Ateneo es un ámbito sin jerarquías, ni otros estamentos y reglamentos que la factibilidad (posibilidad) de participar, proponer, discutir, temas de tango. Esto significa que cada uno que lo propicie o lo desee, podrá ser, uno más, podrá pertenecer, formar parte, de un grupo de iniciados en el estudio y la investigación del Tango.
Situados en una "patria de almas" de un país donde los ensueños, las raíces, las fantasías y lo impensado es accesible, situado en el Café Tortoni. Los límites serán los del recíproco respeto.
Las reuniones del Ateneo se realizan los viernes a las 16 horas en el Café Tortoni.
 
El Ateneo es un ámbito sin jerarquías, ni otros estamentos y reglamentos que la factibilidad (posibilidad) de participar, proponer, discutir, temas de tango. Esto significa que cada uno que lo propicie o lo desee, podrá ser, uno más, podrá pertenecer, formar parte, de un grupo de iniciados en el estudio y la investigación del Tango.
Situados en una "patria de almas" de un país donde los ensueños, las raíces, las fantasías y lo impensado es accesible, situado en el Café Tortoni. Los límites serán los del recíproco respeto.
Las reuniones del Ateneo se realizan los viernes a las 16 horas en el Café Tortoni.
 
flecha naranja La Mujer, motivo de inspiración e intérprete del tango
Dentro del programa de actividades organizado por la Academia del Tango de la República Oriental del Uruguay que se lleva a cabo durante el año 2006, el Dr. Santabaya se presentará con una disertación sobre La Mujer, motivo de inspiración e intérprete del tango.
La presentación se llevará a cabo el segundo Martes de Octubre en el salón del piso 13, del Centro Militar de Montevideo.
La entrada será libre y las disertaciones comenzarán a las 19:45 hs.
 
flecha naranja Archivo 2007
 
flecha naranja Archivo 2006
 
flecha naranja Archivo 2005
Visitantes Online: 1 | Visitantes Hoy: 2 | Páginas vistas Hoy: 4
Visitantes totales: 76438 | Páginas vistas totales: 146245 | Información desde 06/2005

Cumple con los estandares de la w3c   :.: Diseño y Desarrollo por Mantis - Diseño Web :.:   Cumple con los estandares de la w3c