Dr. Emilio Santabaya
[ Epidemiólogo - Investigador ]
Ignacio Felipe Semmelweis
flecha naranja  Egresado de la Universidad de Buenos Aires en 1963.
flecha naranja  Matricula Nacional: Nº 29.694
flecha naranja  Ferviente amante e historiador del Tango
 
 
 
ico Emilio  Dr. Emilio Santabaya
Dr. Emilio Santabaya

Médico, Universidad de Buenos Aires, desde 1963. Investigador. Microbiólogo. Relator y coordinador en numerosos congresos nacionales e internacionales. Autor en 1972, del primer Manual de Estudio e Investigación de Infecciones Hospitalarias (en español). De varios programas e investigaciones específicas. Además, de la Guía de Técnicas de inmunofluorescencia para Diagnóstico de las Enfermedades Transmisibles. Con más de cien trabajos publicados en diferentes idiomas, por revistas que seleccionan la calidad científica de los mismos. Numerosos informes oficiales (varios centenares) dirigidos a las autoridades de Salud y manuales de procedimientos y guías de investigación en el país y EEUU, sobre investigaciones epidemiológicas de enfermedades transmisibles y catástrofes.

Docente, de la U.B.A. (desde antes de la graduación, en 1961, como auxiliar de docencia, tuvo como alumno de microbiología al ex Rector de la UBA, Guillermo J. Etcheverry). Hasta 2001. Con jerarquía de jefe de trabajos prácticos, profesor auxiliar, adjunto a cargo de la cátedra, de Microbiología y Parasitología hasta 1974 y simultáneamente desde 1967 en Epidemiología de la ESPUBA, Escuela de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Desde 1976 fue responsable de todos los cursos de Epidemiología de la misma, cargo que detentaría hasta 1983 inclusive. Luego Profesor a cargo de Epidemiología en la Carrera Docente hasta el final de su actividad, también en la ESPUBA. Ha dictado más de un centenar de Cursos, Seminarios de Infecciones Hospitalarias y Laboratorio de Salud Pública. (Para el concurso de Profesor y Director del Institutos de Lepra, su primer presidente de jurado fue el Prof. Bernardo Houssay).

Neumotisiólogo Universitario, de la UBA, curso de tres años. Especialista en Clínica de las Enfermedades Infecciosas. Leprólogo. Diplomado en Salud Pública, de la UBA, curso full-time de 1500 horas. Se retiró luego de 42 años de servicios, más de 30 en el Instituto Malbrán, como jefe de las Divisiones Micobacterias (Tuberculosis y Lepra) y Serología de Enfermedades Transmisibles en el comienzo, 1969. Luego Jefe de Virus Respiratorios; después de Brucelosis, Leptospiras y Peste y a partir de 1975 de los Departamentos de Epidemiología (en principio junto a Estadística y más tarde con Ecología, que incluía Artropodología, Herpetología y Ponzoñas) y Patología comparada. Subdirector y director a cargo temporalmente (entre 90-93).

Hizo en sus comienzos, en 1953, paralelamente materias de Derecho.

Contemporáneamente, teatro, con Jorge Salaberría y luego por años con Leandro Ferreira (director del Teatro Roma de Avellaneda y luego del equivalente de FEMECA, Federación Médica de la Ciudad de Buenos Aires). A partir del 80 cursó filosofía, en la Facultad de la UBA, cuando la regía el Prof. Néstor Rodríguez Bustamante.

Desde el 2000 por invitación de su presidente D. Horacio Loriente*, el maestro, el investigador, el historiador notable, soy miembro de la Academia del Tango de la República Oriental del Uruguay, donde dicto anualmente conferencias.

* Discípulo de otro grande, D. Luis Adolfo Sierra, paciente y amigo personal, (autor de la Historia de la Orquesta Típica, al que rapiñaron la mayor parte de su obra).

Invitado por sus autoridades de Academia Nacional del Tango de nuestro país ha disertado en ella en distintas oportunidades.

Fundador y Coordinador del "Ateneo de Estudios Históricos del Tango, Luis A. Sierra", desarrolla mensualmente desde el 2001, conferencias sobre temas históricos del tango, en el Café Tortoni o en la Biblioteca de la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires.

Invitado por la Dirección de Cultura de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, ha sido coordinador del Seminario "Las Claves del Tango I y II ", que se dictaron en el 2005 y el 2006, en la Legislatura. Que continuarán en 2007 a partir del martes 10 de abril, con "Ateneos de Tango" en los mismos horarios, martes por medio.

Ha realizado diferentes investigaciones sobre el Tango, Cobian, el impresionista del Tango, El baile (del tango), su origen, "Pacho", 1ª Incursiòn del Tango al viejo mundo, 2ª Incursiòn, el èxito, La evolución del Tango, El circo y el teatro, distracciones de los porteños, El criollismo y el tango, La mujer y el tango, Metafísica del tango, etc.

Ha escrito cuentos, tiene en elaboración una novela.

Mis viejos fueron Armando y María, que inoportunamente y sin aviso previo, se fueron. El, "el compinche" ideal, el mejor padre y amigo, por sus ejemplos de lucha y trabajo. Mamá, le acompañó, encerrada en su mundo, rodeada de infinitos ovillos de lanas para tejer.

Sin ser un Tenorio, eso no, como diría Machado, tengo una que me quiere y otras, que son increíblemente la misma persona, a la/s que quiero yo. Que es todo en mi vida, esposa, amante, amiga, compañera, interlocutora, motor de mis angustias y mis sueños, quién alimenta espiritualmente mi ser. Es a ratos Beatriz, otras Betty y también todas, las otras, las fantasías que la imaginación quiere, según la ocasión. Que espontáneamente le surgen.

Soy padre de tres varones, ya adultos, Fernando, que es abogado y padre, de María Victoria, Eduardo, que se ocupa y vive de y para la computación y sus redes y Emilio que es licenciado en Educación Física de 38, 37 y 28 años. Obviamente, la pregunta de muchos fue y ha sido, ---ninguno médico?.

No, entre mis hipótesis, que no son todas, está porque todos han vivido con distintos sentimientos, angustia, preocupación, rechazo, mi obsesiva labor profesional. De la que éste ejemplo vale, durante más de 20 años estuve sábados, domingos y feriados de guardia pasiva por emergencias del Instituto Malbrán, para atender mordeduras de ofidios o perros, picaduras de arañas u otras emergencias, epidémicas, procesos sépticos diversos, meningitis, catástrofes, etc.

Varios otros en el afecto, José, hijo de Betty, Federico, psicólogo que vive en Valencia, España, con el que cambiamos de fax a mails, además del afecto, algunas jugosas noticias, Daniel que luchó en Malvinas, Cristina, Lic. En Antropología. El mayor es Juan Carlos, médico brillante, padre de varios niños, esposo de Mechi, ambos son hermanos-hijos. Todos más que buenos y esto no es poco. Algunos notables.

Además, la vida me gratificó con amigos, hermanos del afecto, de entrañables cualidades, que han persistido en el tiempo, por casi 50 años: Antonio Z., Yolanda F., Gloria G. , Esther T., Raquel , Chicha L., Néstor C. , Carlitos Z. , Leandro F., Sofía B., Roberto F. y Alicia T. En el "paisito" querido de enfrente, D. Horacio, D. Martín, Boris, Campeón y otros.

También se llevó a otros, entre ellos mis maestros, cuyos duelos no terminaré de realizar, como el del viejo.

Tuve la fortuna, la más preciada fortuna, por el cúmulo de enseñanzas que me proporcionaron, de tener los mejores maestros. Los profesores Nora Ruth Nota y Marcelo Jorge Frigerio, sobre todo la primera, una hermana mayor, a la que quise mucho, muchísimo, como el ejemplo a seguir. Un error grave que cometí, exponer sus pensamientos o peor criticarlos en público, utilizado por alguien que esperaba reemplazarme, significaron que nuestra amistad se quebrara. Mal. Lo sentí enormemente.

Abel Cetrángolo notable investigador de bacteriología de la tuberculosis del país, reconocido por los mejores del mundo, G.Canetti, G. Meissner, J. Midlebrook, K. Mitchison y otros. Félix F. Wilkinson, el mayor investigador de bacteriología de la lepra del país, también como en el caso anterior, reconocido por los más importantes del universo, los ingleses Browne, Chapman, de EEUU Shepard y Binford, éste director de la Universidad John Hopkins, Laszlo Kato de Canadá (húngaro de origen), Chatergee de la India, Nishimura de Japón, españoles, Contreras, Pujol, brasileños, Luis Marino Bechelli, etc. A todos los cuales conocí en distintos congresos y en sus visitas a nuestro país.

En los comienzos a D. Armando Parodi, el descubridor del Virus de la Fiebre Hemorrágica Argentina, quién luego de algunos concursos que superé, me informó un día sin hesitar, que mañana daría la clase inaugural del curso de microbiología. Eso me modeló, al par que me cargó de responsabilidades, que siguieron en tropel, una tras otra. Investigaba en las mañanas con Abel al par que realizaba la rutina en el Laboratorio experimental de la Cátedra de Neumotisiología (el insólito trato de ---Ud.-che, de Abel Cetrángolo, sigue grabado en mi), en las tardes, con Don Félix, que se continuaba los miércoles en las guardias del Sommer, el leprosario de Gral. Rodríguez, donde compartíamos el aprendizaje con el tan admirado y querible Ricardo Omar Manzi, con sus migrañas, su director.

Compartía el mate cocido con D. Bernardo Houssay o el café, cuando había. Intercalado de clases de microbiología y parasitología. ¡Oh¡ los reemplazos de urgencia. Los fines de semana, correr a controlar los animales en experiencia, entre 200 y 300 ratones y reemplazar los buffers que movía el agitador magnético para preparar los sueros antivirus, como me habían enseñado Schonlein Rivenson y Guillermo Zuloaga en el INTA, de la Facultad de Agronomía.

De Don Antonio Manuel Vilches habría mucho para decir, fue otro formidable maestro, que me hizo entender (Junto a Cetrángolo, Parodi y Urquijo) que la investigación en Salud puede estar al servicio de la comunidad, de sus necesidades, esto nos hizo vulnerables, enemigos de los más, de los funcionarios, de los que pretendían vivir del Estado, servirse del mismo para realizar sus investigaciones. Sus visitas a las horas más insólitas a mi casa no podré olvidarlas jamás. Sobre todo porque era para nimiedades, corregir la guía de prácticos en el renglón ... , agregar... tales sus obsesiones.

Carlos A. Urquijo fue el gran maestro de la epidemiología Argentina. Diría más, hispanoamericana. Culminó su tarea creando en la Escuela de Salud Pública, la cátedra. Su tarea fue titánica, formidable, como también incomprendida por los administradores sanitarios, que lo juzgaban como una enorme molestia. Sobre todo por sus conocimientos, apabullantes (sobre todo de estadística) para los administradores sanitarios, apoltronados en casi todas las épocas, que lo denostaban de varias maneras, diciendo de él "es un metodólogo" que no aceptaban sus indicadores sanitarios, cuando él los había descripto por primera vez y menos sus ironías. Cuando heredé la conducción del Dpto. por propuesta del representante de la OPS y las autoridades de la Escuela, cargué no sólo con las responsabilidades docentes, también con todos los resentimientos a él. Si bien pude realizar muchos estudios epidémicos en terreno, sobre todo infecciones hospitalarias y catástrofes, no siempre fueron valorados por las autoridades como correspondía. Para realizar luego los cambios pertinentes. Muchos fueron intencionadamente ignorados. Por ejemplo, el programa de ofidismo y aracneismo, que disponía el monto y la necesidad de sueros para cohibir y controlar accidentes.

Las consecuencias, en el Malbrán, fueron lamentables. El sector fue desmembrado, trasladado. Se puso al frente tras mi jubilación, a un biólogo, cuando por ley nacional del ejercicio profesional de la Salud, los mismos no pueden asumir la conducción de ninguna investigación, ningún estudio, sino dirigidos por médicos especialistas.

        
Haga click en las imágenes para verlas ampliadas.

Hijos sustitutos (putativos) han sido mis perros. Comencé a criar Akita-Inu hace más de 15 años Alguna vez hubo simultáneamente 14 en casa, luego del nacimiento de una gran lechigada (eran 9). Casa que obviamente era tan grande como para albergarlos. Una miniquinta que construimos con Betty y la ayuda ocasional de los hijos.

Patán y Tuly (Toulouse) iniciaron la progenie. Oriundos de EEUU y México, respectivamente. Adquirido él en la feria de cachorros de la Rural, un 1° de mayo del 87. Era esbelto, hermoso, de 40-45 kg. aprox. y poco más de 50 cm en la cruz cuando adulto (los machos y un poco menos las hembras, 25-28 kg.) color atigrado, de doble pelo, de manos blancas, con su enorme cabeza, sus orejas paradas e implantadas a los lados, redondeadas en sus extremos, cola enroscada hacia arriba como un penacho, era hijo de Groucho, que fue campeón panamericano.

Ella dorado casi champagne, tierna, dulce, adoraba a su pareja, fue excelente madre, prodigó amor hasta el final. Brava, de un coraje singular para defender sus crías. Nos queda hoy la felicidad que nos dieron y su constante cariño, reiterado a cada momento. Recordamos por igual a Swarce., Tyson, Biwa, Kabuki, Imba, Kitito, Asito, Meiji y Biwa II y otros. Varios se regalaron a amigos. Uno tan especial y tan bueno como el otro. Con el señorío de reyes y la ferocidad de su raza, para defender su hábitat. Queda sólo Hondo. Un personaje especial. Más rey, indiferente a ratos, es más dulce y malcriado que todos ellos juntos. Está muy anciano. Los Siberianos son Bijou, madre, Wolf, Gruñón y Azita. Un buen día nos llevarán en andas a pasear por algunas nubes.

Un pecado familiar, que lleva generaciones. es la simpatía y el apasionamiento por Huracán. Arranca de la primer época del viejo cuando él vivía en Av. La Plata y Las Casas. Como se observa, antes del "gasómetro" o Carrefour, como dicen burlonamente hoy mis colegas "quemeros". Con cuatro hermanos del mismo y cinco sobrinos, también huracanenses. Aunque me llevaban a las canchas con menos de 3 años, recién recuerdo a los equipos del 40. Guardo imágenes sueltas de partidos de antes (los tres goles de Lángara a Bezzuzo, a Masantonio dándole una sopapeada hasta dormirlo a Ferreira, cuando se cayó la baranda lateral de la tribuna de madera de Miravé y Luna* y nos caímos como 50 personas, yo arriba de un conscripto ) pero son la excepción. * El nombre de las calles los reconocí bastante después, cuando adolescente.

Estoy orgulloso de formar parte de la Mutual de Veteranos de Huracán, donde también tengo amigos. Sobre todo Néstor Naya, Aldo Caruso, Quinteiro, Caputo, Vázquez y unos cuantos viejos más. Algunos jóvenes Nicolás, Pablo y el resto, el futuro. Solemos reunirnos ocasionalmente para algún festejo.

Integro como secretario, la Junta de Estudios Históricos de Montserrat, que preside una gran amiga- hermana, Elena Perri.

 
Visitantes Online: 1 | Visitantes Hoy: 3 | Páginas vistas Hoy: 17
Visitantes totales: 78502 | Páginas vistas totales: 150623 | Información desde 06/2005

Cumple con los estandares de la w3c   :.: Diseño y Desarrollo por Mantis - Diseño Web :.:   Cumple con los estandares de la w3c