Dr. Emilio Santabaya
[ Epidemiólogo - Investigador ]
Ignacio Felipe Semmelweis
flecha naranja  Egresado de la Universidad de Buenos Aires en 1963.
flecha naranja  Matricula Nacional: Nº 29.694
flecha naranja  Ferviente amante e historiador del Tango
 
 
 
icono home  Página Principal - Mensuario
  Reflexiones sobre la verdad.

La búsqueda de la verdad ha sido y es un tema recurrente, que han debatido los filósofos frecuentemente, en el mundo occidental, desde cinco siglos antes de Cristo.

Como conocimiento exacto y razonado de ciertos hechos, fenómenos y/o circunstancias. Tuvo desde Platón, una metodología de estudio, que luego siguió con Aristóteles, Isaac Newton, Gotfried Leibnitz, hasta culminar con los paradigmas de Kuhn y así llegar a nuestros días. Puede aplicarse tanto al quehacer científico específico, como a otros hechos, catástrofes, violencias para si o terceros, adicciones, suicidios, accidentes, intoxicaciones, enfermedades crónicas, degenerativas, genéticas, cáncer, etc. También, para toda investigación, social, psicológica, antropológica, histórica, etc.

En principio debe recordarse que no hay verdades absolutas, definitivas, concluyentes. Sólo lo son las que corresponden a los dogmas religiosos, para los creyentes, las publicitarias, las políticas, para sus acólitos. El nunca y el siempre del amor, pueden ser la verdad, mientras duran.

Las conclusiones por lo tanto al examinar un tema, son relativas y se expresan siempre, en términos de probabilidad. Serán tanto o más verdades, cuando reúnan, aporten, más evidencias. Sólo serán significativas, cuando sea poco probable, que hayan sido determinadas por el azar.

Desde entonces, la metodología de investigación, adquiere superlativa importancia. La preceptiva metodológica debe ser: a)Descripción. b) Hipótesis, formulación de la misma. c) Análisis, comprobación, verificación de la/s respectiva/s. d) Significación, valor relativo de la misma.

Será descriptiva, cuando sólo se exponga la hipótesis. Allí se exhibirán los atributos, las pruebas, caracterizados por su verosimilitud. Por su posibilidad de comprobación, confrontación. Es el comienzo, el camino crítico, sin nivel de tesis.

De esto se desprende que la/s hipótesis no se puede/n enunciar/se antes del exámen de los hechos y/o circunstancias y la más minuciosa descripción, objetivo primordial de la investigación. Obviamente en lo teórico, puede inducir distintas investigaciones, diferentes caminos críticos, pero sólo cuando se han relevado con meticulosidad las evidencias (aquellos elementos que poseen atributos de tales). Recién entonces puede fundadamente enunciarse y someterla a prueba.

Un buen ejemplo de hipótesis son las vacunas. La probabilidad de ser útiles, efectivas y cumplir una adecuada prevención es una hipótesis, que sólo será válida si se confirma, con cifras significativas. En el mundo, desde Jenner en las primeras décadas del siglo XIX, costó largas décadas esto. Tan sólo con el BCG (vacuna con el bacilo de Calmette y Guerin, para tuberculosis) y aún entre el 1950 y 60 se le cuestionaba. Y era nada menos que D. Juan Garraham, profesor titular por entonces quién lo hacía, en su texto de pediatría. Donde dedicaba una página, en negar su eficacia, por un accidente sufrido por el hijo de un médico asistente suyo. Le inyectaron la vacuna subcutáneamente, en lugar de hacerla intradérmica. En Munich Alemania, ocurrió otro accidente equivalente, cuando se hacía por vía oral, la misma fue aspirada a las trompas de Eustaquio y provocó mastoiditiis y luego meningitis.

Analítica, cuando se lo confronte con otra situación equivalente, con otra hipótesis (tratamiento, vacuna, alternativa, etc.)

Cabe luego dentro de las investigaciones analíticas, distinguir entre los estudios retrospectivos (que pueden ser históricos, documentos, historias clínicas, informes originales, comprobables, verificables, etc. ) o prospectivos, cuando se crean, proyectan, las condiciones específicas del estudio y se las sustenta el tiempo necesario, para facilitar la evaluación de una muestra significativa. Y será experimental, si la investigación se desarrolla en el ámbito del laboratorio.

La/s hipótesis, no puede/n ni debe/n contaminarse con prejuicios anticipados. Para ello se crean estudios doble o triple ciego que hacen que el investigador ignore todos los componentes que manipula, excepto las conclusiones o resultados que obtiene.

El conocimiento de la verdad se nutre de distintas fuentes de información, que en principio son los documentos, los escritos, cartas, expresiones directas, luego las fuentes indirectas, la bibliografía verificada. Los hechos o circunstancias acaecidas en épocas pretéritas, muy antiguas, siglos, pocas veces pueden allegar documentación adecuada. Pero si los confrontamos con el entorno contemporáneo, podremos allegar información fehaciente que nos irá ayudando a complementar la que es objeto de estudio.

Si nos miramos al espejo y observamos nuestro árbol genealógico, advertiremos que excepto que hayan acontecido catástrofes en el área, no será demasiado el esfuerzo para conocer nuestros ancestros. La pesquisa de fuentes documentales accesorias, contribuye a esclarecer el hecho.

Vaya esto como ejemplo: La primer referencia a mi apellido en la ciudad de Buenos Aires, data de julio de 1806, así aparece en las Actas del Cabildo, cuando Lorenzo Santabaya figura aportando ( 486 pesos) para la colecta que se hacía entre los vecinos para atender las necesidades de equipamiento, armas y vituallas, por las invasiones inglesas. Lejos de los 1000 pesos que a renglón seguido dona un Martínez de Hoz, probablemente el primero, el obispo que duplica esa cifra y unos pocos vecinos que les superan. El resto aporta menos y mucho menos los más. Luego de la caída de Rosas, en 1851, sus hijos que probablemente debían ser rosistas, como los Podestá, (que tenían almacén de ramos generales, en el mismo barrio de Montserrat, en la ciudad vieja, por lo cual o se eximían de pagar impuestos) migran a la República Oriental del Uruguay y se radican en Paysandú, donde nace mi abuelo. Así consignan los documentos. Que están a la mano.

La información recogida debe ser expuesta a la confrontación, a la verdad, para evitar la información falsa. No puede ser seleccionada. Para atribuir verosimilitud a un documento debe existir certidumbre del hecho, comprobable. La omisión de fuentes de datos porque sus informes no convienen a la hipótesis, descalifica el juicio asertórico emitido y obviamente la/s conclusión/es.

Sería equivalente en el ámbito médico a suprimir los pacientes cuyos estudios o informes no coinciden en sus resultados, con el beneficio del tratamiento acordado o la vacuna aplicada, etc. Sus resultados serán espúreos, falsos.

El aporte de información no demostrable, para afirmar una hipótesis que pretende ser tesis, descalifica la misma e invalida las conclusiones. Como la maleza, debe ser deshechada, pudre la raíz.

La historia argentina se nutre de reiterados ejemplos de controvertidos héroes o seudo héroes, luego de realizar una investigación adecuada. Rosas es uno. Sus panegiristas lo hacen participar activamente en las invasiones inglesas, cuando sólo tenía 13 años y era bajito y regordete, según consta en otras biografías.. Alcanza los mayores logros, grados militares, Brigadier general, que no logró San Martín, sin haber conducido jamás tropas, sólo a sus capataces y peones, porque era esencialmente un hacendado poderoso. Rondeau, pasa de la milicia a ser general del ejército del norte, que difundiría la revolución en el Alto Perú, cuando se constata su total incapacidad, luego del desastre de Huaqui ( el gobierno central, el Directorio pretende relevarle, sus suboficiales y hasta algunos oficiales se oponen, porque era un buen padre o abuelo de ellos pero como describe el general José María Paz un pésimo jefe. Otro que logra las palmas de general es Martín Rodríguez, también hacendado importante. La historia desde el 50 y más, tiene registros de varios tenientes generales que jamás condujeron tropas, más que para realizar ejercicios físicos, calistenia. La historia sería larga.

Vaya esta introducción para analizr las reiteradas publicaciones realizadas respecto a Carlos Gardel, el máximo cantante de habla hispana y su origen.

No obstante, mi opinión expresada en público ante testigos calificados, hace seis años en las oficinas centrales de El País, en Montevideo, frente a Martín Aguirre Gomensoro , por entonces su director, Martín E. L. Guarino y D. Horacio Loriente, como luego reiteradas en Buenos Aires, concluye que un simple estudio de ADN, perfectamente posible, respondería la pregunta.

Obviamente, rechazan esto, tan luego quienes reciben estipendios por sus derechos, cuando específicamente él los negara.

Nunca, se ha exhibido una evidencia, tan sólo una, que corrobore o haga sustentable la hipótesis planteada desde AVLIS, por el mismo u otros. Que se inician una década después de la muerte del astro. Las discusiones bizantinas de unos y otros sobre declaraciones y afirmaciones recogidas por distintas publicaciones atribuibles al artista, son inválidas. Un ejemplo, lo trae una entrevista que cita Simon Collier, el mejor historiador del artista, el más documentado, porque sus citas bibliográficas fueron siempre verificadas, a un prestigioso escritor y periodista en Centroamérica, en Puerto Rico, Miravent Flores, días antes de su última gira, al inquirirle éste de dónde es, le responde: ---Yo soy de Buenos Aires. Esto se publica tras su muerte, en el mejor y mayor reportaje realizado al mismo. Pero nadie podría tomar en serio la verosimilitud del aserto. Contemporáneamente a ésta entrevista, Ramón Novarro, Maurice Chevalier, Josephine Baker y otros artistas famosos, respondían con medias palabras, evasivas u otras respuestas, para halagar al interlocutor, asuntos tan importantes como edad, procedencia, etc. Carlos Gardel aprendió a imitarles.

Los distintos peritajes caligráficos realizados por expertos de diferentes nacionalidades, sobre sus cartas, dirigidas a sus amigos, Teresita del Valle, Berta Gardes y su testamento tienen verosimilitud. Esto significa que corresponden al occiso. Lo sorprendente es que nunca, sus contenidos han sido tenidos en cuenta. Arreciaron los descalificativos, en tanto resultaran favorables a una u otra hipótesis. Realizados por muchos, ignaros críticos, seudoescritores, poetas, incluso por quienes han lucrado con su muerte. Jamás por investigadores.

Como tampoco fueron consideradas con seriedad y el cuidado adecuado, las afirmaciones de quiénes les frecuentaron desde su niñez, "Pucho" Edmundo Guibourg, por ejemplo, que compartió por algunos años la escuela primaria, sus diabluras y algunas pequeñas raterías. Incluso sus primeros pasos como adolescente. Que más tarde, por haberse convertido éste último en un prestigioso autor y crítico teatral, le frecuentó, visitó y entrevistó en Europa y EEUU y recordó sus comienzos, su bohemia.

Tampoco se consideraron porque se juzgaron "a priori" interesadas las respuestas, otros testigos de su vida, acompañantes de distintas épocas. Esteban Capot, hijo de la primer planchadora que le dio albergue y trabajo a Berta a su arribo, con quién también compartió juegos y años de su escuela primaria. Quién además le prestó una guitarra, la primera que tuvo en sus manos.

La Sra. Franchini que le cuidaba cuando aquella trabajaba. Los hermanos Deferrari, que en ocasión del encuentro con Razzano, le facilitaron la guitarra y compartieron luego variada correspondencia, como también el "gordo" Laurent, el mismo José Razzano, Armando Defino, Carlos César Lenzi (cónsul de la República Oriental de Uruguay en Francia) al que le pidió "que le acompañe a visitar unos tíos en Toulouse":---Porque vos sabés francés. Ignorando que se hablaba un dialecto original del mediodía francés.

A sus guitarristas Guillermo Barbieri que le invitaba a comer en su casa en Parque de los Patricios y luego le llevaba a la cancha a ver al Huracán, campeón del 26 y 28. Esto su hijo Alfredo el actor, lo recordaba a menudo. Los restantes, Domingo Riverol, "el negro" Vivas, Ricardo y su hermano menor, Aguilar, Pettorossi, muchos de los cuales le sobrevivieron. Antes del accidente, hubo expresiones de varios de éstos, ignoradas, desatendidas. El lucro de los más, se inició creando dudas. Un sujeto quemado en Colombia que cantaba con la cara oculta. Un seudo pariente que a los años, reclamó derechos por ser medio hermano, etc.

A D. Enrique Cadícamo, con el que tuvo una estrecha y prolongada amistad. Quién no dudó jamás de lo expresado por el ídolo en su decisión testamentaria. A quién frecuenté por largos años y con quién tuve el honor de compartir varios cafés, en Talchuano y Santa Fe y frente a SADAIC, tantos que perdimos la cuenta, que poco importa porque seguramente los seguiremos algún día, en algún rincón. (Por ser mi esposa sobrina-nieta de Juan Carlos Cobián). La lista sería mucho más extensa, porque acercaríamos opiniones de varios artistas contemporáneos, cuyo afecto hizo que tuvieran una intimidad importante, Azucena Maizani, Mona Maris, Ignacio Corsini ( a quién vi sentado a las puertas de su casa poco antes de morir) y otros, etc.

Llamativamente la publicación de 1936 de Punciano y otros, no cambiaron lo conocido hasta entonces, ni merecieron objeciones o reparos de los contemporáneos, en la República Oriental de Uruguay.

Tampoco la sucesión testamentaria planteada allí, a poco de su deceso, posterior a la realizada en Buenos Aires, que no tiene la presencia de ninguna persona allegada a las fuentes citadas como parientes o litigantes, ni siquiera indirectos.

El autor de una hipótesis pergeñada una década después de su muerte, contradictoria de los dichos afirmados en cartas y el testamento por el occiso, que modificó en sucesivas ediciones, sustentada en dichos y anécdotas de terceros, nunca basado en pruebas directas o documentos, fue Avlis (el periodista Erasmo Silva Cabrera).

La incoherencia de sus afirmaciones, reiteradas en las distintas ediciones y en otras publicaciones, señalan un interés incomprensible. Hasta concluir por vincularlo a Ireneo Leguisamo, en otras. Corresponden con un ávido buscador de noticias sensacionales?.

No es función del investigador evaluar conductas. Sólo examinar evidencias.

Esto muestra la carencia de capacidad de investigar los hechos. Lo lamentable es que con sus dichos se pudieron haber destruido pruebas y perdido otras. Lo peor, los testimonios de quiénes compartieron sus vida. Sin éste cúmulo de juicios falsos es probable que habría más luz sobre el tema. Pero se optó por lo anecdótico, sumado a la leyenda y se llegó al hoy, cuando la mayor parte de los testigos directos han desaparecido. Esa era la intención? Sobrevuelan las suspicacias, que expliquen los motivos.

Incluso se repiten como verdades absolutas, declaraciones altisonantes, de Bonapelch. Alguien descalificado para informar.

Un parto acaecido en una pequeña ciudad, es un hecho singular, donde interviene más de una persona. Si es institucional, debe tener registros. Si es domiciliario, testigos calificados, cuyo testimonio puede ser corroborado. (Aún se conocen las andanzas de la comadrona que trajo al mundo a los Cobian, hijos múltiples, de los asturianos que arribaran a mediados de siglo XIX. Donde se alojaba, vivía, hasta dónde actuaba, etc. Esto lo pude verificar tanto a en Pigué, donde nació circunstancialmente Juan Carlos, hijo de Manuel, como en Gral. Gelly, donde se radicó Alberto, el hermano del anterior y nacieron el padre y los tíos de mi esposa) )

Más aún cuando aquí se encubrían delitos, una violación (era una menor de 14 años) y un incesto. Los comentarios populares lo trasnsmitirían por generaciones. Aquí no los hubo.

Producido el nacimiento, debe existir un bautismo, con registros. Si el niño se abandona o se entrega a terceros, que tienen otro chiquilín anterior para criar, debe haber registros simultáneos del otro niño, que contemporáneamente compartió sus juegos, escuela, vecinos, domicilio/s, parientes, etc. Jamás, alguno de los que compartieron su primera infancia y su adolescencia, hasta su mocedad, los registraron, los reconocieron a ambos. Nunca. Menos aún en la etapa ulterior. Sólo acotan explicaciones.

La verdad no se explica, se demuestra. Sólo los psicólogos se aferran a ella y la fundamentan en la filosofía de Decartes (la verdad eterna del mismo).

Otra, José Razzano que participó de sus comienzos artísticos le acompañó al menos una vez a ver a unos parientes, en Toulouse. Más de dos fuentes lo atestiguaron.

Las citas mencionadas, que son numerosas, como se observa, no se consultaron jamás. Sólo han quedado en la afirmación del relato anecdótico, la publicación no verificable. Esto reafirma la insolvencia de los cronistas y deja a todos, el amargo sabor del fracaso, de la fantasía, no de la verdad.

Es que la verdad develada no reditúa intereses. Nadie, excepto Collier y el autor de su actividad artística, son confiables.

Uno de los estos ejemplos, es Ostuni que afirma pomposamente, en el prólogo como en el epílogo que se trata de una investigación, donde reitera sus inferencias. Sin embargo comienza su relato con un pre-juicio, juicio previo que se anticipa a la hipótesis. Esto se reitera en los capítulos siguientes, en "exposición de motivos" sin exhibir, ni exponer evidencias o prueba alguna, sino conjeturas personales, dudas o expresiones que califican o descalifican los hechos, circunstancias y/o juicios referidos al personaje, de acuerdo a sus prejuicios.

Es obvio que esta preceptiva metodológica, que sigue textual al original, es errónea, equívoca, porque toda investigación, científica o no, tiene pasos estrictos, como se describieron antes.

 
Recordatorio.

En los primeros días del mes anterior nos abandonó D. Horacio Loriente. El tango rioplatense y el mundo del tango, perdió con él al mayor investigador, al más erudito, al minucioso buceador de vidas desconocidas, al oído atento capaz de dicernir por su afinación, instrumentistas relevantes y voces diversas. Fue discípulo y amigo de su equivalente en la orilla de enfrente del Plata, el Dr. Luis A. Sierra*, el autor de la historia de la orquesta típica, a quién rapiñaron la mayor parte de su obra.

Con igual meticulosidad se adentró en el estudio y la investigación de distintos capítulos, con escollos y complejidades diversas. Muchas veces ignorados por los difusores. Así se descubrieron partituras, nombres de autores, año de creación. Grabaciones, textos, etc. Que ofreció con una generosidad impar a todos aquellos que se lo solicitaran. A pesar que algunos de éstos no pocas veces lo descalificaran en otros ámbitos. Fue un ejemplo. De humildad, entrega, lucidez, que no olvidaremos.

Para los suyos, (esposa hijos, nietos) vaya en principio el agradecimiento por las innumerables veces que me recibieron en su casa. Y el afecto, que no podrá mitigar su ausencia, tan llena de contenidos y laboriosidad.

* D. Luis Sierra, fue mi paciente y amigo en sus últimos años. Su orgullo y entereza no le permitían reconocer, el despojo del que fue objeto. Sin embargo, alguna vez lo expresó y la corroboración de los testigos sirvió para documentar los hechos.

Banner Ateneo Medico
 
Juan es obrero, trabaja en producción, 12 horas corridas, con un descanso para comer de treinta minutos y otro igual, para descansar, lleva 21 años en su tarea, tiene tres hijos adolescentes...
 
El mundo se ha escandalizado, por la existencia de pobreza en la Argentina. Lo han expresado sucesivamente, conspícuos personajes. El papa, Benedicto XVI y el premio Nóbel de economía, Amartya Sen...
 
Las temperaturas altas, sostenidas en el tiempo, sobre todo las mínimas, mayores a 25° C, pueden producir excesivas pérdidas de líquidos y sales por transpiración, perspiración insensible, etc.
 
Informe en relación a la epidemia de Dengue sufrida por Argentina durante el año 2009.
 
Cuando nace en 1778, el Virreynato del río de la Plata, los vecinos de la ciudad de Buenos Aires, se asistían de sus dolencias en privado. Con el médico de su elección, formado en España. Luego, unos pocos, en Inglaterra y Francia...
 
Distintos cronistas, opinan sobre la Revolución de mayo. No son ni han sido, investigadores, más bien historiógrafos, o seudo historiadores, devenidos en exitosos escritores, porque sus obras y colaboraciones son un híbrido de novela histórica.
 
Las ideas de libertad, en los residentes de la aldehuela de Santa María de los Buenos Aires, por el mayor flujo de las comunicaciones y el conocimiento, hacia el final del siglo XVII.
 
Copia de la Proclama Nro. 31 del 27 de agosto de 1806.
 
Desde la década del 90, desde la cúpula del poder se ha insistido, en hacer creer a la población, que la República Argentina era y es un país institucionalmente desarrollado, consolidado económicamente...
 
La búsqueda de la verdad ha sido y es un tema recurrente, que han debatido los filósofos frecuentemente, en el mundo occidental, desde cinco siglos antes de Cristo.
 
Banner Ateneo del tango
 
El apellido proviene de la región de Asturias, antiguo principado del norte de España, perteneciente al reino de León, hoy comunidad autonómica, frente al mar Cantábrico. El origen del mismo es local, deriva del latín ...
 
El Ateneo es un ámbito sin jerarquías, ni otros estamentos y reglamentos que la factibilidad (posibilidad) de participar, proponer, discutir, temas de tango. Esto significa que cada uno que lo propicie o lo desee, podrá ser, uno más, podrá pertenecer, formar parte, de un grupo de iniciados en el estudio y la investigación del Tango.
Situados en una "patria de almas" de un país donde los ensueños, las raíces, las fantasías y lo impensado es accesible, situado en el Café Tortoni. Los límites serán los del recíproco respeto.
Las reuniones del Ateneo se realizan los viernes a las 16 horas en el Café Tortoni.
 
El Ateneo es un ámbito sin jerarquías, ni otros estamentos y reglamentos que la factibilidad (posibilidad) de participar, proponer, discutir, temas de tango. Esto significa que cada uno que lo propicie o lo desee, podrá ser, uno más, podrá pertenecer, formar parte, de un grupo de iniciados en el estudio y la investigación del Tango.
Situados en una "patria de almas" de un país donde los ensueños, las raíces, las fantasías y lo impensado es accesible, situado en el Café Tortoni. Los límites serán los del recíproco respeto.
Las reuniones del Ateneo se realizan los viernes a las 16 horas en el Café Tortoni.
 
flecha naranja La Mujer, motivo de inspiración e intérprete del tango
Dentro del programa de actividades organizado por la Academia del Tango de la República Oriental del Uruguay que se lleva a cabo durante el año 2006, el Dr. Santabaya se presentará con una disertación sobre La Mujer, motivo de inspiración e intérprete del tango.
La presentación se llevará a cabo el segundo Martes de Octubre en el salón del piso 13, del Centro Militar de Montevideo.
La entrada será libre y las disertaciones comenzarán a las 19:45 hs.
 
flecha naranja Archivo 2007
 
flecha naranja Archivo 2006
 
flecha naranja Archivo 2005
Visitantes Online: 1 | Visitantes Hoy: 12 | Páginas vistas Hoy: 16
Visitantes totales: 76780 | Páginas vistas totales: 146828 | Información desde 06/2005

Cumple con los estandares de la w3c   :.: Diseño y Desarrollo por Mantis - Diseño Web :.:   Cumple con los estandares de la w3c